Libia - Iniciativa de Nicosia  

¿Por qué colabora el Comité Europeo de las Regiones con ciudades libias?

Desde 2015, el Comité Europeo de las Regiones ha desarrollado con una serie ciudades libias una estrecha relación política, que se ve reflejada, cada vez más, a nivel práctico. Esta relación tiene el doble objetivo de contribuir a mejorar los servicios públicos en Libia y ayudar a las ciudades libias a acceder a la comunidad internacional. La cooperación es una respuesta a la agitación política y la inseguridad que se han experimentado en Libia desde 2011 y que han erosionado sus servicios municipales, mantenido a sus ciudades aisladas internacionalmente y transformado el país en una de las principales rutas de tránsito de migrantes irregulares.

A petición de las ciudades libias, el Comité Europeo de las Regiones lleva movilizando asociaciones con los entes locales de Libia desde enero de 2016. El CDR responde a las solicitudes de las ciudades libias con ofertas de asesoramiento técnico de las ciudades y regiones de la UE. El objetivo es mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos de a pie libios, ayudando a los ayuntamientos a prestar mejores servicios en ámbitos que van desde la atención sanitaria primaria a la gestión de residuos. La iniciativa es también una contribución —a través de la diplomacia de las ciudades— a la estabilización de Libia, en un momento en que la agitación política y la inseguridad han terminado paralizando la cooperación con el país.

Se trata de un proceso ascendente —conocido entre los participantes como la «iniciativa de Nicosia»— que responde a las necesidades de uno de los vecinos más cercanos y más frágiles de la Unión Europea. La participación del CDR refleja su creencia de que la diplomacia de las ciudades y la diplomacia entre pares deben activarse para hacer frente a los principales desafíos internacionales a largo plazo. Asimismo, está en consonancia con la estrategia global de la UE y la convicción de que esta debería pensar a escala mundial y actuar a escala local.

¿Con quién colabora el CDR?

Las ciudades libias que participan en la iniciativa de Nicosia, o con las que el CDR ha estado en contacto, incluyen:

  • Trípoli (población estimada: 1,1 millones)
  • Bengasi (población estimada: 630 000)
  • Garian (190 000)
  • Tobruk (120 000)
  • Sabha (97 000)
  • Sirte (80 000)
  • Zintan (82 000)
  • Zliten (270 000)


El alcalde de Trípoli, Abdelrauf Beitelmal, y el alcalde de Zintan, Mustafa Abdallah al-Baruni, actúan, en representación de los alcaldes libios, como punto focal para las asociaciones y como observadores en la Asamblea Regional y Local Euromediterránea (ARLEM). La mayoría de los miembros europeos de la ARLEM, que reúne a políticos y representantes políticos de la UE y de la región mediterránea, son miembros del CDR.

El CDR actúa como secretaría de la ARLEM y de la iniciativa de Nicosia.

¿Cómo apoya el CDR a las ciudades libias?

El CDR es una asamblea política. Las relaciones a largo plazo del CDR con Libia se basan en la política: se trata de la voluntad de ayudar a las ciudades libias a formar parte de la comunidad internacional y a beneficiarse de las asociaciones y los objetivos comunes que establecen conjuntamente las ciudades y las regiones a través de contactos regulares.

Desde 2011, sin embargo, Libia adolece de inestabilidad política a nivel nacional, y la situación política y de seguridad sigue siendo frágil. La crisis ha afectado a la salud, la educación, los medios de vida y las perspectivas de los ciudadanos en todo el país. No obstante, numerosos entes locales han conseguido mantener servicios básicos, y muchos disfrutan de un mandato electoral continuado y de una sólida legitimidad popular. A lo largo de la crisis, son ellos los que han aportado una cierta estabilidad a sus poblaciones.

El CDR llegó, por tanto, a la conclusión de que apoyar a las ciudades y regiones de Libia era, para la UE, una manera prometedora de ayudar al país. Las ciudades y regiones de la UE ya han demostrado que disponen de la experiencia política, la capacidad institucional y las capacidades técnicas necesarias para ayudar a sus homólogos en todo el mundo. A través de la iniciativa de Nicosia, el CDR trata de impulsar el apoyo a Libia en ámbitos considerados críticos por las administraciones locales de Libia.

¿Qué tipo de apoyo necesitan las ciudades libias?

Las regiones y ciudades de la UE han proporcionado apoyo, o se han comprometido a hacerlo, en los ámbitos siguientes:

  • Gestión del agua: Murcia (ES)
  • Gestión de residuos: Amberes (BE)
  • Atención sanitaria primaria: Vila Real (PT)
  • Administración pública: Nicosia (CY)
  • Formación de inglés: entes locales malteses (MT)
  • Presupuesto: Flandes (BE)


Durante las visitas de estudio a la UE, los expertos libios han visitado instalaciones operativas y participado en talleres y debates.

Alcaldes libios y europeos han acompañado a cada visita de estudio, celebrando reuniones con el fin de sentar las bases de unas relaciones a más largo plazo.

En la actualidad, el CDR está trabajando en los siguientes proyectos:

  • poner en relación las solicitudes y las ofertas de ayuda en áreas como la presupuestación, el trabajo con jóvenes, la lucha contra la radicalización, la pesca y la cooperación internacional;
  • desarrollar una red de escuelas europeas de administración local dispuestas a impartir formación a los ciudadanos libios, lo que podría dar lugar a la creación de una escuela de administración pública en Libia;
  • promover el desarrollo de proyectos a gran escala en los que participen ciudades libias y de la UE.

Cronología de las relaciones

  • Julio de 2015: una delegación de cinco alcaldes libios visita el Comité de las Regiones en Bruselas.
  • Octubre de 2015: la Asamblea Regional y Local Euromediterránea (ARLEM) invita al alcalde Beitelmal a participar, en calidad de observador, en una reunión de su Comisión de Desarrollo Sostenible, en Bruselas.
  • Enero de 2016: se invita a una delegación de alcaldes libios a asistir, en calidad de observadores, al pleno anual de la ARLEM, en Nicosia (Chipre). El Sr. Beitelmal presenta una carta con una petición de ayuda en seis áreas. La ARLEM responde poniendo en marcha la «iniciativa de Nicosia».
  • Mayo de 2016: el primer resultado de los esfuerzos de acercamiento del CDR se materializa en una visita de estudio sobre la gestión del agua, organizada por la Región de Murcia.
  • Junio de 2016: visita de estudio organizada conjuntamente con la ciudad de Amberes, centrada en la gestión de residuos. Durante la visita de estudio, una delegación de alcaldes libios se reúne en Bruselas con Federica Mogherini, alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y vicepresidenta de la Comisión Europea
  • Septiembre de 2016: visita de estudio organizada conjuntamente con el municipio de Vila Real (Portugal), centrada en el intercambio de buenas prácticas en el sector de la atención sanitaria primaria.
  • Septiembre − octubre de 2016: sesiones de formación organizadas conjuntamente con el Ayuntamiento de Nicosia (Chipre), en ámbitos como la gestión de los recursos humanos, el control administrativo y la reconversión de lugares históricos.
  • Febrero de 2017: intercambio organizado conjuntamente por el Gobierno de Flandes en materia de gestión y transparencia financieras.
  • Marzo de 2017: taller sobre el terreno y visita de estudio a Tozeur (Túnez) para determinar la mejor tecnología para la instalación de unidades de compostaje para residuos orgánicos en seis municipios libios.
  • Abril de 2017: formación piloto de veinte jóvenes líderes de opinión sobre «paz positiva», organizada conjuntamente con UNICEF y el Instituto para la Economía y la Paz.
  • Mayo de 2017: primera reunión de la red de escuelas de administración pública para Libia con universidades y ayuntamientos libios. El objetivo de la reunión es ofrecer una primera evaluación de las necesidades de los ayuntamientos libios y explorar diversas formas en que las universidades podrían ayudarles en el desarrollo de capacidades.
  • Junio de 2017: intercambio de estudiantes organizado por la Región de Friuli-Venecia Julia (Italia), centrado en la pesca y las cooperativas de pesca.
  • Octubre de 2017: seminario internacional en la ciudad de Sfax sobre estrategias urbanas, herramientas y tecnologías en la era de la sostenibilidad.
  • Noviembre de 2017: primer bloque de tres módulos escolares sobre problemas urgentes de los representantes de los entes locales y regionales de Libia.
  • Noviembre de 2017: dos días de formación y orientación para investigadores locales de Túnez en materia de transparencia y buena gobernanza.

Noviembre − diciembre de 2017: cien horas de formación para veinte técnicos libios sobre tratamiento de aguas residuales y su reutilización para el riego.

Esta iniciativa del Comité de las Regiones no sería posible sin el apoyo político y financiero del Servicio Europeo de Acción Exterior y de la DG NEAR (Dirección General de Política de Vecindad y Negociaciones de Ampliación) de la Comisión Europea, a través del Instrumento para la Administración Pública de la UE para Libia.

El apoyo logístico lo facilita Crown Agents, una organización internacional de desarrollo.

La Unión por el Mediterráneo, que reúne a los veintiocho Estados miembros de la UE y quince países mediterráneos, también ha proporcionado un fuerte apoyo político. Libia no es miembro de la Unión por el Mediterráneo.

Federica Mogherini, jefa de la diplomacia de la UE, ha descrito la cooperación del CDR con ciudades libias como un ejemplo de «óptima diplomacia de las ciudades», argumentando que «los ayuntamientos pueden desempeñar un papel fundamental en la reconstrucción de Libia, y necesitamos [al CDR para] seguir dialogando con ellos. Os necesitan como socio en estos tiempos difíciles». Ha expresado su convicción de que las ciudades y las regiones deben participar activamente en «nuevas arquitecturas» de política exterior.


  
  
El CDR considera este enfoque ascendente apropiado para una evolución hacia proyectos y programas a largo plazo administrados por la Comisión Europea, con el apoyo político del CDR. La Unión por el Mediterráneo también podría transformar algunas de estas iniciativas a pequeña escala en proyectos a largo plazo.