No se puede dejar que las regiones se enfrenten solas al Brexit  
Regions must not be left alone to deal with Brexit

El 17 de mayo, el Comité Europeo de las Regiones declaró, en una Resolución en la que manifiesta su preocupación por la falta de avances en las negociaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea, que los entes locales y regionales de la UE no deben verse obligados a «afrontar por sí solos» los retos que plantea la salida del Reino Unido.

En la Resolución , aprobada por unanimidad, el CDR «subraya» que no debe erigirse ninguna frontera física en la isla de Irlanda. Sostiene, asimismo, que, a fin de «mitigar» los efectos negativos del Brexit en las economías regionales, la UE debería mantener una política de desarrollo regional sólida, que podría recurrir a sus políticas agrícola y pesquera, y que podría ser necesario flexibilizar en mayor medida las normas sobre ayudas estatales. El CDR pide también a la Comisión Europea que evalúe la «eventual necesidad de un fondo de estabilización para las regiones más perjudicadas por la retirada del Reino Unido de la UE».

Si bien el CDR no está llamado a desempeñar un papel formal en las negociaciones, algunos de sus miembros y de las autoridades que representan adoptarán posiciones formales en virtud de su ordenamiento jurídico nacional, también en lo que respecta al comercio.

Según Karl-Heinz Lambertz , presidente del CDR, «la salida del Reino Unido de la UE el 29 de marzo de 2019 podría crear graves problemas para los entes locales y regionales de toda la UE. Hasta ahora, en las negociaciones, no se ha prestado suficiente atención a las consecuencias del Brexit para las regiones y ciudades de toda Europa. Los entes locales y regionales apenas pueden prever medidas de contingencia debido a la incertidumbre en torno a la futura relación entre el Reino Unido y la Unión. Pero debemos empezar por evitar una frontera rígida en Irlanda y mantener programas de la UE como PEACE e Interreg, que han contribuido a consolidar la paz desde el Acuerdo del Viernes Santo».

Añadió que «ahora nos toca ser pragmáticos, tanto en las negociaciones como en la elaboración del presupuesto para después del Brexit . No obstante, se han presentado propuestas para recortar nuestro fondo de solidaridad e inversión más importante —la política de cohesión— y aún no se ha dado ninguna garantía de que los fondos sociales, agrícolas y pesqueros se vayan a utilizar para suavizar el impacto de Brexit ».

El presidente Lambertz y los representantes de los cinco grupos políticos del CDR realizarán una visita a Dublín el 22 de mayo y el día siguiente viajarán a Irlanda del Norte para reunirse con la asociación de gobiernos locales y las empresas de la región, así como para visitar la frontera.

Según una encuesta realizada por el CDR entre sus miembros y otra encuesta realizada en colaboración con Eurochambres sobre la base de una muestra más amplia de entes locales y regionales y cámaras de comercio de toda la UE, todo indica que, más allá del propio Reino Unido, el Brexit tendrá un impacto económico particularmente duro en Irlanda. Ambas encuestas —así como un estudio académico encargado por el CDR— concluyeron que también hay otras regiones especialmente vulnerables en Alemania, los Países Bajos, Bélgica y Francia. El trabajo realizado por el CDR también demuestra que la mayoría de las regiones no han logrado hasta la fecha evaluar correctamente las posibles repercusiones de la retirada del Reino Unido, dada en particular la incertidumbre que rodea a las negociaciones y la futura relación entre el Reino Unido y la UE.

El inventario del CDR de las consecuencias del Brexit es uno de los resultados de un compromiso, contraído en una Resolución aprobada en marzo de 2017 , de intensificar «su diálogo con los gobiernos locales y regionales más afectados por este proceso, con el fin de proporcionar al negociador de la UE una visión completa de la evolución de la situación a nivel local y regional».

Notas para la prensa :

La «Resolución sobre las repercusiones para los entes locales y regionales de la Unión Europea de la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea», aprobada con enmiendas por el CDR el 17 de mayo, aborda una serie de cuestiones económicas, sociales y políticas relacionadas con la retirada del Reino Unido, entre otras, la situación de los ciudadanos de la UE en el Reino Unido y la de los ciudadanos británicos en la UE, para quienes el CDR exige «garantías de que los futuros cambios en la política de los Estados miembros de la UE o en el Reino Unido» no pondrán «en peligro estos derechos». Esto incluye el «derecho a la asistencia sanitaria y el reconocimiento mutuo de las cotizaciones a la seguridad social». La Resolución destaca específicamente las cuestiones económicas relacionadas con los puertos, Gibraltar y las «regiones ultraperiféricas» de la UE, cuya «enorme dependencia» de la economía británica podría requerir «medidas especiales». La Resolución también considera la posible naturaleza de la futura relación de la UE con el Reino Unido. Sugiere que los gobiernos locales y regionales del Reino Unido podrían participar en los programas de cooperación de la misma manera que sus homólogos de Noruega e Islandia, y que algunos de los mecanismos existentes de la UE —como las estrategias macrorregionales y las Agrupaciones Europeas de Cooperación Territorial— podrían utilizarse para facilitar la cooperación con las ciudades y regiones del Reino Unido. Esto formaría parte de un «acuerdo ambicioso» que establezca una «verdadera asociación entre la UE y el Reino Unido, que contemple pero no se limite a las relaciones comerciales y económicas». Señala, asimismo, que a las ciudades y regiones de la Europa de los Veintisiete «les conviene» que el Reino Unido pueda participar en determinados programas —«en particular en materia de educación, cultura, investigación, innovación»—, cooperar con las agencias pertinentes de la UE y mantener una «estrecha relación con respecto a la seguridad, la gestión de fronteras y la migración». El CDR, que ha creado un grupo interregional para las regiones más directamente afectadas por el Brexit, se muestra convencido de que «el CDR es el más indicado para desarrollar y aplicar mecanismos institucionales destinados a fomentar consultas e intercambios periódicos con los gobiernos locales y los parlamentos y asambleas descentralizados del Reino Unido».

• La Resolución profundiza una posición adoptada anteriormente por el CDR en marzo de 2017, a raíz de un discurso pronunciado por el negociador principal de la UE, el comisario europeo Michel Barnier, y el debate que se entabló posteriormente. En los últimos catorce meses, el CDR llevó a cabo una serie de encuestas entre sus miembros, los entes locales y regionales y las cámaras de comercio locales y encargó un estudio sobre las repercusiones del Brexit para las economías regionales. Además, el 30 de noviembre organizó un debate de dos horas sobre el Brexit y ha celebrado consultas políticas con sus homólogos políticos de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte, así como debates en la EU-27.

• Las cuestiones que el CDR desea que se aborden en las negociaciones entre el Reino Unido y la UE se detallaron en su Resolución de marzo de 2017, en la que también se subrayó de manera general que «ningún acuerdo entre un tercer país y la UE puede ser más beneficioso que la adhesión a la UE». El CDR pidió que se adoptaran «medidas transitorias al objeto de reducir al mínimo las perturbaciones de los proyectos de I+D, que vienen aplicándose desde hace tiempo, así como las consiguientes consecuencias negativas para las economías locales» y que se prestara «especial atención a la búsqueda de soluciones que permitan mitigar las consecuencias para el conjunto de regiones y entes locales afectados». Pidió que se aclarara «si los actuales proyectos de eficiencia energética del Reino Unido, en particular los proyectos iniciados por entes locales y regionales o destinados a estos últimos y consagrados a reducir las emisiones de CO2 e impulsar el suministro de energía sostenible, podrán seguir recibiendo fondos del Mecanismo «Conectar Europa», el FEIE y el BEI». Por lo que se refiere a los programas de la UE en materia de juventud y educación y de I+D, el CDR pidió a los negociadores que estudiaran «soluciones adecuadas basadas en la llamada estrategia para “países socios”, que permite a terceros países participar en estos programas sobre la base de acuerdos bilaterales con la UE». También sugirió que la retirada del Reino Unido podría ser una oportunidad para «construir una UE más justa, eficiente e inclusiva» y «acometer una profunda reforma del presupuesto de la UE, teniendo en cuenta las necesidades de los entes locales y regionales».

Contacto:

Andrew Gardner

Tel. +32 473 843 981

andrew.gardner@cor.europa.eu