Reforma de la política agrícola común: los representantes locales y regionales piden una PAC justa, duradera y solidaria  
Reform of the Common Agricultural Policy: Local and regional leaders call for a fair, sustainable and inclusive CAP

El Comité Europeo de las Regiones ha aprobado sus recomendaciones para la reforma de la política agrícola común (PAC) después de 2020. Su objetivo es mantener una agricultura de gran calidad y sostenible, con un precio justo y generadora de empleo adecuadamente remunerado, en todos los territorios de la UE, de conformidad con el objetivo de la cohesión territorial. También se trata de lograr que la PAC sea más acorde con las expectativas de los ciudadanos y legitimar su presupuesto. Las recomendaciones de la Asamblea europea de representantes locales y regionales refrendan los principales resultados de la consulta pública sobre el futuro de la PAC (publicados el 7 de julio), que indican que esta política debe seguir gestionándose a escala de la UE y que sus principales objetivos deben ser el apoyo a los agricultores y la protección del medio ambiente.

 

El dictamen , aprobado por una amplia mayoría en el pleno del 12 de julio, es la respuesta del Comité Europeo de las Regiones (CDR) a la petición de la Comisión Europea de participar en un ejercicio de prospectiva sobre la PAC después de 2020. Constituye su contribución al proceso de consulta llevado a cabo como paso previo a la publicación de la Comunicación de la Comisión sobre la modernización de la PAC, prevista para finales de este año, que irá seguida de una propuesta legislativa prevista para los primeros meses de 2018.

 

Si bien el Comité destaca los puntos fuertes de la agricultura europea, como su gran diversidad, los recursos naturales de sus zonas agrícolas y su capacidad de innovación, insiste, no obstante, en los retos que tienen ante sí la agricultura y los territorios rurales, que hacen indispensable una reforma de la PAC, entre otros: reducción en un 20 % del número de explotaciones entre 2007 y 2013, importantes desigualdades en la distribución de los pagos directos, concentración creciente de la producción, bajo nivel de renta para muchos agricultores, retos medioambientales, climáticos y de salud pública, así como acentuación de las diferencias de desarrollo entre zonas rurales y urbanas.

 

Ante esta situación, el ponente Guillaume Cros (FR/PSE) , vicepresidente del Consejo Regional de Occitania, destaca: « Todos queremos territorios rurales vivos, dinámicos e innovadores. Ello no se logrará sin aumentar notablemente el atractivo de la profesión de agricultor y sin su reconocimiento económico mediante una renta agraria justa y estable, en primer lugar obtenida con la venta de los productos, es decir, del mercado. Por lo tanto, hay que regular los mercados agrícolas, no solo para evitar las crisis sectoriales sino también porque cuesta mucho menos que intervenir a posteriori. Por lo demás, el hecho de que el 80 % de las explotaciones reciban solo el 20 % de los pagos directos, como acaba de confirmar la Comisión Europea, exige que se haga una distribución más justa y legítima ante los contribuyentes».

 

Czesław Siekierski (PPE, PL) , presidente de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, señaló ante la Asamblea: «La nueva política de desarrollo de zonas rurales debería apoyar no solo a los agricultores, sino también su desarrollo rural no agrícola. Debería tener una dimensión territorial sólida y una decidida orientación hacia los avances que atañen a todo tipo de servicios. Una agricultura respetuosa con el medio ambiente y el clima es fundamental para el desarrollo sostenible de un país. Para apoyar el desarrollo de la agricultura es necesario mantener la llegada de jóvenes agricultores, lo cual está conectado con garantizar un nivel adecuado de ingresos y la estabilización del mercado agrícola, así como establecer una posición adecuada de los agricultores en la cadena de suministro de alimentos» .

 

Primer pilar: mercados, precios, renta agrícola y medio ambiente

 

Para el CDR, el presupuesto de la PAC debe mantenerse en un nivel suficiente. Rechaza la idea de una cofinanciación del primer pilar de la PAC, como menciona la Comisión Europea en su documento de reflexión sobre el futuro del sistema de finanzas de la UE, ya que equivaldría a renacionalizar la PAC, gravaría los presupuestos de las regiones y perjudicaría a los Estados miembros más pobres de la UE.

 

Respecto de los pagos directos , vinculados a la superficie, los responsables locales quieren que se limiten y modulen, teniendo en cuenta los activos de la explotación. El objetivo es apoyar las pequeñas explotaciones familiares y la instalación de jóvenes agricultores. El CDR también pide una reducción de la diferencia de los niveles de pago directo entre las explotaciones agrícolas y entre los Estados miembros.

 

Otra recomendación importante es que la UE, como primer importador y exportador de productos alimenticios, debe utilizar su influencia a nivel internacional para modificar las normas actuales del comercio agrícola mundial y garantizar condiciones equitativas en los acuerdos comerciales celebrados con terceros países. Deberá darse prioridad a las explotaciones familiares centradas en los mercados locales y regionales y los circuitos cortos.

 

Los miembros del Comité recuerdan que la posición de los productores agrícolas suele ser demasiado débil en comparación con la de la industria agroalimentaria y la gran distribución y preconiza una mayor concertación en los sectores para una distribución equitativa de los márgenes.

 

« La cuestión medioambiental debe dejar de ser un campo de batalla entre agricultores y ecologistas. Los retos de seguridad alimentaria, salud pública, biodiversidad, recursos hídricos, fertilidad del suelo y cambio climático son idénticos para todos », advierte Guillaume CROS . A este respecto, los representantes locales recomiendan reforzar las medidas beneficiosas para el clima y el medio ambiente, sobre todo mediante la rotación de cultivos, el mantenimiento de la prohibición de la labranza de los pastos permanentes y las zonas de interés ecológico no cultivadas y en las que no se utilicen productos fitosanitarios.

 

Segundo pilar: desarrollo rural

 

Las regiones rurales e intermedias representan más del 90 % del territorio de la UE, un 60 % de la población de la UE y más del 50 % de los empleos existentes. Por esta razón, el CDR pide que se refuerce el segundo pilar de la PAC y que se dé un mayor margen de maniobra a los Estados miembros para transferir fondos del primer al segundo pilar.

 

El CDR propone asimismo aumentar la contribución global de la UE a las zonas rurales, que ha disminuido considerablemente, y simplificar la integración de los recursos de los distintos fondos que financian el desarrollo rural. De este modo, se promovería en especial la innovación técnica y social, la formación profesional, el mantenimiento de servicios públicos locales y la supresión de la brecha digital.

 

— Dictamen del CDR sobre « La PAC después de 2020 » (la versión consolidada con las enmiendas estará disponible en los próximos días)

— Fotos del pleno disponibles en nuestra galería fotográfica

 

Contacto:
Nathalie Vandelle

Tel.: +32 2 282 24 99

nathalie.vandelle@cor.europa.eu