«La cohesión, un valor común europeo»: el presidente Lambertz brinda su apoyo a la Presidencia rumana de la UE  

Bajo el lema «La Cohesión, un valor común europeo», Rumanía dirigirá la Presidencia de la UE en un año decisivo para el futuro de nuestra Unión. Esta Presidencia coincidirá con los debates sobre el próximo presupuesto de la UE, en un año en el que todo apunta a que el próximo Parlamento Europeo será elegido por los ciudadanos de veintisiete Estados miembros, en lugar de veintiocho. Rumanía ha acertado al establecer como temas centrales de su Presidencia la cohesión, la competitividad, el crecimiento y los valores comunes. Hemos de reconstruir la UE en torno a estas prioridades, acercándola a sus ciudadanos, y esto solo podrá lograrse de manera conjunta, con y desde nuestras ciudades, regiones, pueblos y aldeas.

Todos tenemos que ser explicar con mayor claridad qué es y qué hace la UE, demostrando que la cohesión y la prosperidad europeas pasan indefectiblemente por la cooperación. La UE debe responder mejor a las necesidades locales e impulsar la participación de los ciudadanos de manera que no solo se escuchen sus inquietudes, sino que también se actúe en consecuencia. Nuestro Comité está trabajando para encontrar una nueva manera de garantizar que los puntos de vista de los ciudadanos configuran directamente las decisiones de la UE en colaboración con los gobiernos locales y regionales.

Una Europa social, cohesionada e integradora precisa inversión. Nuestro Comité ha luchado con ahínco —recurriendo a la política de cohesión y el desarrollo rural— para proteger la inversión regional de modo que puedan beneficiarse todas las regiones, ya sean ricas o pobres. Los recortes y la centralización de los fondos de la UE obstaculizarán la capacidad de las regiones y ciudades de reforzar la cooperación territorial, crear empleo, promover la inclusión social y mostrar el valor añadido de la UE en sus comunidades. 

Además de una inversión sólida, hemos de garantizar que toda la legislación de la UE mejore la vida cotidiana. Tenemos que reforzar el principio de subsidiariedad de la UE, según el cual las decisiones han de ser adoptadas por el nivel más cercano a los ciudadanos. La aplicación del 70 % de todas las leyes de la UE recae en los gobiernos locales y regionales, por lo que se necesita menos papeleo y más autonomía. Para cumplir su cometido, estos niveles han de tener un mayor peso en la UE, lo cual no significa menos Europa con menos legislación, sino una Europa más eficaz con mejor legislación.

Con fondos suficientes y una legislación comunitaria eficaz, los gobiernos locales y regionales pueden contribuir a la lucha contra el cambio climático. Son las ciudades, las regiones y los pueblos los que están haciendo más ecológicas nuestras economías reduciendo la contaminación atmosférica, asegurando la sostenibilidad de nuestro transporte, introduciendo la eficiencia energética en nuestros hogares y reciclando los residuos. La lucha contra el cambio climático se librará, y se ganará, en nuestras regiones y ciudades.

Estos puntos constituyen la base de la Cumbre de Regiones y Ciudades que se celebrará los días 14 y 15 de marzo en Bucarest. Junto con nuestra Delegación rumana, encabezada por su presidente, el Sr. Negoiță, y la Presidencia rumana de la UE, esta Cumbre, bajo el lema «ReNueva Europa», demostrará que las regiones y las ciudades se sitúan a la vanguardia cuando se trata de aplicar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que deberían convertirse en el modelo económico global de la UE a largo plazo. La Declaración de la Cumbre será el mensaje que transmitan todos los gobiernos regionales y locales de la UE a los gobiernos nacionales de los Veintisiete, mostrando que el futuro de Europa necesita a sus regiones y ciudades, y que las regiones y ciudades necesitan a Europa. Solo juntos podremos crear una Europa más unida, una Europa de los ciudadanos.