Pulse aquí para obtener una traducción automática del texto que figura más abajo.
Instamos a la Comisión Europea a desarrollar ‎ una nueva estrategia de adaptación al cambio climático de la UE  

El cambio climático está teniendo un amplio impacto en los ecosistemas, los sectores económicos, la salud y el bienestar en Europa. De 1980 a 2016, según la Comisión Europea , las pérdidas económicas totales provocadas por el clima y otros fenómenos climáticos extremos en Europa ascendieron a más de 436 000 millones EUR. En esta entrevista, Markku Markkula (FI/PPE) responde a cuatro preguntas sobre la adaptación al cambio climático. El alcalde de Espoo y presidente de la Región de Helsinki es el ponente de un proyecto de dictamen sobre la adaptación al cambio climático que se aprobará en el próximo pleno del Comité Europeo de las Regiones los días 8, 9 y 10 de diciembre de 2020.

¿Necesita Europa una estrategia de adaptación de la UE más ambiciosa para afrontar los retos actuales y futuros? ¿Cuáles son algunos ámbitos clave en los que es necesario elevar el listón para la adaptación?

Es necesario integrar las actividades relacionadas con la adaptación al cambio climático y su mitigación. No una u otra, sino ambas. Los dirigentes políticos tenemos que abordar el cambio climático como una emergencia que debe afrontarse colectivamente mediante medidas innovadoras normalizadas comunes, y también a escala mundial, suprimiendo los compartimentos estancos y las barreras. Europa debe ser líder mundial y precursora a la hora de crear y aplicar medidas innovadoras para luchar contra el calentamiento global y adaptarse a él. Esto significa colocar el listón de la ambición en materia de clima mucho más alto de lo que la UE está debatiendo en estos momentos.

Concretamente en materia de adaptación, acogemos con satisfacción el plan director de una nueva estrategia de adaptación al cambio climático de la UE. No obstante, instamos a la Comisión Europea a que desarrolle una estrategia de adaptación de la UE más ambiciosa en consonancia con los principios de subsidiariedad activa y proporcionalidad, que reconozca el papel esencial que desempeñan las ciudades y regiones en la adaptación al cambio climático y les proporcione los instrumentos necesarios para desarrollar soluciones territoriales. No cabe duda de que debemos actuar en ámbitos específicos, empezando por la integración de la adaptación al cambio climático como prioridad transversal en la ordenación y gestión territoriales. Otros ámbitos prioritarios que deben mejorarse son el régimen de comercio de derechos de emisión ( RCDE ), la decisión de reparto del esfuerzo ( DRE ) sobre la reducción de las emisiones, así como el uso de la tierra, el cambio de uso de la tierra y la silvicultura ( UTCUTS ). Además, tenemos que aumentar sustancialmente los instrumentos de financiación para los proyectos de adaptación y mitigación del cambio climático, intensificar la cooperación transfronteriza y el intercambio de experiencias y mejores prácticas, y mejorar la resiliencia y las capacidades de adaptación, las soluciones basadas en la naturaleza y las oportunidades de innovación.

La pandemia de la COVID ha puesto de relieve el grado de vulnerabilidad de nuestras sociedades frente a las enfermedades infecciosas, y algunos científicos han destacado los posibles vínculos entre las pandemias, la protección de la naturaleza y el cambio climático. ¿Cree que la adaptación al cambio climático puede guardar una relación más estrecha con la protección de la salud?

La salud en los Estados miembros de la UE nunca ha sido mejor que ahora, pero el cambio climático amenaza los logros de décadas pasadas. La pandemia de COVID-19 ha demostrado que la UE y todos los niveles de gobierno deben hacer mucho más y que existe una necesidad apremiante de actuar con rapidez y de manera conjunta. Animo a consultar el informe recientemente publicado de la Agencia Europea de Medio Ambiente sobre la adaptación urbana. Permítame extraer un pequeño ejemplo: partiendo de los niveles actuales de vulnerabilidad y sin medidas adicionales de adaptación al cambio climático, las muertes anuales por calor extremo podrían aumentar de 2 700 muertes al año a aproximadamente 30 000 o 50 000 de aquí a 2050, con un calentamiento global de 1,5°C o 2°C, respectivamente. Se trata de una amenaza real y tenemos que hacer todo lo posible para evitarla.

¿En qué ámbitos pueden contribuir más las regiones y ciudades europeas a la adaptación al cambio climático?

Ninguna política de adaptación funcionará salvo que tenga en cuenta las necesidades, los puntos de vista y los conocimientos especializados de las regiones y ciudades. Los entes locales son responsables de más del 70 % de las medidas de mitigación del cambio climático y de hasta un 90 % cuando se tienen en cuenta las acciones de adaptación al cambio climático. Las ciudades ya están mostrando un compromiso y un liderazgo pioneros. Se calcula que alrededor del 40 % de las ciudades europeas con más de 150 000 habitantes ya han adoptado planes de adaptación al cambio climático. En el Comité Europeo de las Regiones, nos comprometemos a continuar esa senda y esperamos que el Pacto Verde Europeo acelere estos esfuerzos e indique todo lo que es necesario para lograr la neutralidad en carbono de aquí a 2030 o, al menos, mucho antes de 2050. En mi región, Helsinki, hemos aprobado recientemente una nueva hoja de ruta para lograr la neutralidad en carbono de aquí a 2035 . Tenemos grandes ambiciones, pero, como muestra la hoja de ruta, nuestros objetivos se pueden alcanzar.

Por toda Europa debemos centrarnos en aprovechar plenamente el potencial del fortalecimiento de la resiliencia a través de la colaboración y asegurarnos de que la escala subnacional tenga capacidad para reaccionar con rapidez. Los servicios de emergencia y rescate son los más importantes a la hora de actuar en primera línea. Por lo tanto, necesitamos más conocimientos, mejores capacidades y recursos financieros adecuados a nivel local y regional para poder adaptarnos de manera eficaz al cambio climático.

¿Cuál es el papel de las medidas de adaptación en la localización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Las políticas de adaptación deben cumplir una función primordial en la localización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. La sostenibilidad debe ser la «nueva normalidad» para todas las comunidades, empresas y particulares, incluidos los procesos presupuestarios. Una buena manera de proceder, también en materia de adaptación al cambio climático, sería preparar informes de revisión local voluntaria sobre la manera en que las ciudades y regiones están aplicando los ODS. Se trata de instrumentos excelentes para el aprendizaje y el aumento de la eficacia sobre el terreno por medio de la colaboración y el intercambio de mejores prácticas. Un ejemplo excelente procede de mi ciudad, Espoo, que presentó a las Naciones Unidas un informe exhaustivo de revisión local voluntaria que demostró en términos prácticos cómo acelerar las políticas sostenibles sobre el terreno, trabajando juntos y sin dejar a nadie atrás.

Contacto con la prensa:

pressecdr@cor.europa.eu

Share: