Pulse aquí para obtener una traducción automática del texto que figura más abajo.
Desastres naturales: la UE debe invertir localmente hoy para salvar vidas mañana  
Natural disasters: EU must invest locally today, to save lives tomorrow
El representante especial de las Naciones Unidas, el presidente del Comité Europeo de las Regiones y la comisaria de la UE responsable de Política Regional instan a la UE a proteger los fondos regionales para aumentar la resiliencia de las ciudades y regiones y hacer frente al cambio climático

La Unión Europea debería seguir invirtiendo considerablemente en medidas dirigidas a reducir los desastres naturales y los riesgos climáticos ante el actual impacto de inundaciones, olas de calor y seísmos en las comunidades locales de toda Europa, se afirmó en una conferencia organizada conjuntamente por las Naciones Unidas y la Asamblea de la UE de los representantes políticos regionales y locales antes del Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales .

Tomando la palabra en el acto conjunto, Robert Glasser , representante especial del secretario general de las Naciones Unidas para la reducción de los desastres naturales, Karl-Heinz Lambertz , presidente del Comité Europeo de las Regiones (CDR), la Asamblea de la UE de los entes regionales y locales, y la comisaria de la UE responsable de Política Regional, Corina Cretu , reconocieron que el cambio climático está amplificando los fenómenos climáticos extremos en todo el continente, ejerciendo presión sobre sistemas e infraestructuras esenciales en Europa, que requerirán una continua inversión para reducir el riesgo de desastres.

«Los desastres adoptan muchas formas, pero el cambio climático está claramente teniendo un enorme impacto. El tiempo y el clima dominan el escenario de riesgos como nunca antes y suponen el 90 % de todos los desastres importantes registrados», manifestó el representante especial Glasser, que dirige la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR).

El representante especial de las Naciones Unidas, Sr. Glasser, afirmó: «Hay buenas noticias. Europa ha demostrado que las muertes provocadas por desastres naturales se pueden prevenir. Las inundaciones y las olas de calor matan a menos europeos gracias a las alertas tempranas y a una mejor preparación. Europa ha adoptado el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, el plan global para reducir las pérdidas causadas por los desastres. Esperamos que aumente sustancialmente el número de países de la región con planes a nivel nacional y local para reducir las pérdidas causadas por desastres antes del plazo de 2020, y la UE tiene un gran papel a la hora de conseguir que así sea».

Asimismo, añadió: «Al igual que el Comité Europeo de las Regiones, instamos a las ciudades y regiones a que desarrollen estrategias para reducir los riesgos de desastres. Nos gustaría que los entes locales aumentaran su capacidad y recibieran la financiación necesaria, sobre todo para mejorar las infraestructuras. La campaña de la UNISDR «Desarrollando ciudades resilientes» cuenta ahora con unos seiscientos gobiernos locales en todo el continente que participan activamente en la campaña, con acciones esenciales para reducir el riesgo de desastres».

El presidente Lambertz, que preside el CDR desde julio, afirmó: «La Unión Europea está decidida a mantener su liderazgo en la lucha contra el cambio climático y debería dirigir los esfuerzos para reducir el riesgo planteado por fenómenos naturales, muchos de los cuales se han visto exacerbados por el cambio climático. El Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales nos recuerda que la UE aún tiene mucho que hacer para reducir el impacto de las inundaciones, olas de calor y seísmos. Al utilizar los fondos regionales de la UE para hacer frente al cambio climático y prepararse ante los desastres, la política de cohesión de la UE es una verdadera política de resiliencia. En los debates en torno al presupuesto de la UE después de 2020, debemos seguir teniendo una política de cohesión de la UE fuerte y flexible con dinero garantizado para ayudar a las ciudades y regiones a pasar a una economía hipocarbónica, hacer nuevas infraestructuras a prueba de desastres y poder reconstruir rápidamente después de un desastre».

En Europa, las inundaciones han sido históricamente el mayor peligro natural, y Naciones Unidas cree que la frecuencia de graves inundaciones en toda Europa aumentará el doble en 2050. Las olas de calor se han hecho más comunes, como la de 2015 que se cobró 3 275 vidas solo en Francia. En Italia, los terremotos se han cobrado una media de cien vidas al año en los últimos cincuenta años, con un coste económico estimado en 3 000 millones al año. Los terremotos también pueden desencadenar tsunamis en muchas partes del sur de Europa, desde Lisboa hasta Chipre.

La comisaria Cretu señaló: «Los desastres pueden ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento y cambiar completamente nuestras vidas en un minuto. Desde 2005, los desastres naturales han costado más de 100 000 millones de euros en nuestro continente. Por ello la conferencia de hoy sobre la gestión del riesgo de desastres es crucial. La UE ayuda a sus ciudades a estar mejor preparadas: solo la política de cohesión ofrece 8 000 millones de euros en este período financiero para la adaptación al cambio climático y la prevención del riesgo. Sin embargo, lo esencial es el intercambio de experiencias, sobre todo en términos de prevención y preparación. Cuando las ciudades hablan entre ellas, Europa gana en fuerza y seguridad».

En 2016, los desastres naturales afectaron a más de 445 millones de personas en todo el mundo, y según los datos de EM-DAT, una base de datos de desastres internacionales, en el primer semestre de 2017 otros 80 millones se vieron afectados por 149 desastres en 73 países. Las cifras del Banco Mundial estiman que los desastres cuestan a la economía mundial 520 000 millones de dólares (442 000 millones de euros) al año.

El Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, gestionado por la UNISDR, forma parte de la más amplia agenda de desarrollo de las Naciones Unidas y se refleja en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para 2030. El Marco de Sendai es de carácter voluntario: hasta la fecha se han adherido 3 678 municipios a la campaña « Desarrollando ciudades resilientes », la iniciativa ascendente de la UNISDR con los gobiernos locales. En 2016, el Comité Europeo de las Regiones y la UNISDR firmaron un plan de acción quinquenal con el objetivo de incrementar el número de ciudades y regiones europeas que adoptan medidas para reducir el riesgo de catástrofes.

Notas para los redactores:

El 11 de octubre, el CDR aprobó el Dictamen de iniciativa « Una política europea para la rehabilitación sísmica del patrimonio inmobiliario y las infraestructuras ». Ponente: Vito Santarsiero (IT/PSE), miembro del Consejo Regional de Basilicata. En marzo de 2017, sometió sus recomendaciones acerca del « Plan de Acción sobre el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030 » a la consideración de los órganos decisorios de la UE. El autor del dictamen fue Adam Banaszak (PL/CRE), vicepresidente de la Asamblea Regional de Kuyavia-Pomerania.

En mayo de 2017, el presidente, el vicepresidente primero y los líderes de los cinco grupos políticos del CDR efectuaron una misión de investigación a las regiones italianas de Umbría, el Lacio, los Abruzos y las Marcas para ver los daños causados por los terremotos. Un vídeorreportaje está disponible.

En 1989, Naciones Unidas estableció el Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales –ahora fijado el 13 de octubre– en un esfuerzo por promover una cultura global de la reducción de los desastres, incluidas la preparación, mitigación y prevención de los desastres.

En 1999, Naciones Unidas acordó una Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres, creando la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) para que actúe como secretaría. El Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030 es la última actualización. Tiene siete objetivos globales: reducir las muertes, el impacto humano, las pérdidas económicas y el daño causado por desastres naturales, y aumentar la cooperación internacional, la información y el número de estrategias nacionales y locales para la reducción del riesgo de desastres. Tiene cuatro prioridades de acción: comprender el riesgo de desastre, reforzar la gobernanza, aumentar la inversión en resiliencia y mejorar la preparación ante los desastres. Como parte de su campaña Desarrollando ciudades resilientes , la UNISDR ha establecido una serie de instrumentos dirigidos a catalizar la acción de los municipios, incluyendo la orientación política y los instrumentos para la evaluación de los riesgos.

Contacto:

Andrew Gardner, Comité Europeo de las Regiones, andrew.gardner@cor.europa.eu , +32 473 843 981

Rosalind Cook, Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, rosalind.cook@un.org , +32 2 2904 953