Los dirigentes locales apoyan el Fondo Europeo de Defensa  
Local leaders support the European Defence Fund

El Comité Europeo de las Regiones ha aprobado un dictamen sobre la « Propuesta relativa a un Fondo Europeo de Defensa », elaborado por el ponente Dainis Turlais (LV-ADLE), concejal de Riga. La diversificación de las amenazas a la seguridad —que van desde los conflictos armados hasta el terrorismo, pasando por la inmigración irregular y los ciberataques— está obligando a Europa a intensificar la cooperación transfronteriza en materia de defensa. El nuevo fondo está llamado a reforzar la autonomía estratégica de la UE y a maximizar el potencial de la industria de la defensa. Se estima que la falta de cooperación entre los Estados miembros en el ámbito de la defensa y la seguridad cuesta anualmente entre 25 000 y 100 000 millones de euros (Parlamento Europeo, 2013). El dictamen aprobado el pasado viernes 23 de marzo contribuye a las negociaciones interinstitucionales en curso, que continuarán durante el próximo mes de abril y concluirán con un acuerdo definitivo previsto para principios de mayo de 2018.

La asamblea de la UE de los dirigentes locales y regionales apoya el Fondo Europeo de Defensa (FED), un nuevo instrumento que la Comisión Europea puso en marcha en junio de 2017 para fortalecer la autonomía estratégica de Europa y la capacidad de innovación de la industria de la defensa. El FED se centrará en proyectos de cooperación transfronteriza. Incluye un Programa de Desarrollo Industrial y un nuevo sistema de cofinanciación con los Estados miembros cuyo objetivo es incentivar la cooperación para compartir tecnología y productos de defensa.

«Se trata de que Europa se muestre unida en la escena internacional y asuma un papel relevante en el ámbito de la seguridad y la defensa. Los EE. UU. destinan un 3,3 % de su PIB a la defensa, mientras que nosotros solo alcanzamos el 1,3 %. Si deseamos la paz, necesitamos ser fuertes. No hay unos Estados miembros más pequeños o más débiles que otros. Solo existe una UE, unida, fuerte y poderosa. El Fondo Europeo de Defensa tiene que ser un éxito y apoyar a los Estados miembros, a las regiones y a los empresarios para que consigan sus objetivos», declaró el ponente Dainis Turlais (LV-ADLE).

Los líderes locales consideran esencial que el nuevo fondo apoye en especial a las pymes, sobre todo a aquellas que desarrollan tecnologías de doble uso —civil y militar—, puesto que conforman una excelente oportunidad para el empleo y el crecimiento. Esto refuerza la necesidad de utilizar el FED para prestar un apoyo específico a ámbitos estratégicos como la robótica y las tecnologías espaciales, incluidos los sistemas de navegación y los dispositivos informáticos de alto rendimiento.

Las ciudades y las regiones solicitan que el programa de trabajo del FED destine el 20 % de su presupuesto total a la participación transfronteriza de las pymes. Los miembros del CDR abogan por que se dé prioridad a los consorcios con el mayor número de pymes. Asimismo, los criterios de adjudicación deberían conceder puntos suplementarios a los consorcios en los que participen varias empresas y Estados miembros.

La asamblea de representantes locales y regionales solicita que se estudie detenidamente si los contratistas realmente proceden de la UE. Los contratistas y los subcontratistas principales deben tener su sede en la UE y las empresas deben ser, en al menos un 50 %, propiedad de los Estados miembros o de personas físicas o jurídicas de la UE, y deben estar efectivamente controladas por capital europeo. El CDR recuerda que la gestión y el control real de estas empresas deben localizarse en la Unión Europea.

El Fondo consta de dos secciones: una consagrada a la investigación y otra al desarrollo y la adquisición. Los miembros han solicitado a la Comisión Europea que el importe de 500 millones de euros previsto para el periodo 2019-2020 en la sección de defensa y desarrollo industrial provenga exclusivamente de los márgenes no asignados para que no se vean penalizados los programas ya incluidos en el presupuesto.

Al igual que la #CohesionAlliance, los Estados miembros insisten en que el fondo «no debe reducir en modo alguno las asignaciones destinadas a la política de cohesión».

Se destinará un importe total de 90 millones de euros a la rama de investigación del FED hasta finales de 2019; en 2017 ya se asignaron 25 millones a proyectos relacionados con el sector naval y los sistemas del soldado.

A fin de garantizar un nivel de transparencia suficiente en la gestión del FED, cuya operación podrá confiarse a la Agencia Europea de Defensa, el CDR pide a la Comisión Europea que tome como ejemplo a las agencias ejecutivas de la UE, que deben rendir cuentas ante el Parlamento Europeo y no exclusivamente ante el Consejo Europeo.

El dictamen del Comité Europeo de la Regiones contribuye a la negociación interinstitucional en curso, que continuará durante el próximo mes de abril y concluirá con un acuerdo definitivo previsto para principios de mayo de 2018.

Contexto:

Se estima que la falta de cooperación entre los Estados miembros en el ámbito de la defensa y la seguridad cuesta anualmente entre 25 000 y 100 000 millones de euros (Parlamento Europeo, 2013). El 80 % de la adquisición y más del 90 % de la investigación y la tecnología se llevan a cabo a escala nacional (Agencia Europea de Defensa, 2014). La adquisición en común podría suponer un ahorro de hasta el 30 % del gasto anual en defensa (informe de la Conferencia de Seguridad de Múnich, 2017).

En noviembre de 2016, la Comisión adoptó el Plan de Acción Europeo de la Defensa, que establece una serie de medidas para lograr una mayor cooperación europea en materia de defensa y apoyar la competitividad de la industria europea de defensa.

Una de las propuestas principales del Plan de Acción Europeo de Defensa es la creación de un Fondo Europeo de Defensa para apoyar la inversión en investigaciones conjuntas y en el desarrollo conjunto de equipos y tecnologías de defensa.

El Fondo Europeo de Defensa consta de dos secciones:

Investigación: la vertiente de investigación del Fondo ya está produciendo resultados. A partir de 2017, la UE ofrecerá, por primera vez, subvenciones para la investigación colaborativa en tecnologías y productos de defensa innovadores, financiadas total y directamente con cargo al presupuesto de la Unión. Los proyectos que puedan optar a la financiación de la UE se centrarán en ámbitos prioritarios previamente acordados por los Estados miembros, como la electrónica, los metamateriales, el software encriptado o la robótica. Los fondos correspondientes se asignarán como sigue:

un total de 90 millones de euros hasta finales de 2019, con un importe de 25 millones de euros asignado para 2017. Hoy se publicará una convocatoria de propuestas de proyectos relativos a sistemas no tripulados en el sector naval y sistemas del soldado. La firma de los primeros acuerdos de subvención está prevista para finales del presente año;

un importe de 500 millones de euros al año a partir de 2020. En 2018, la Comisión propondrá un programa de investigación en materia de defensa de la UE con un presupuesto anual estimado de 500 millones de euros, lo que convertirá a la UE en uno de los mayores inversores de Europa en la investigación en materia de defensa.

Desarrollo y adquisición: el Fondo creará incentivos para que los Estados miembros cooperen en el desarrollo conjunto y la adquisición de tecnología y equipos de defensa merced a la cofinanciación del presupuesto europeo y el apoyo práctico de la Comisión. Los Estados miembros podrán, por ejemplo, invertir conjuntamente en desarrollar la tecnología de drones o la comunicación por satélite, o comprar helicópteros al por mayor para reducir costes. Solo serán admisibles los proyectos colaborativos, y una proporción del presupuesto total se destinará a proyectos que impliquen la participación transfronteriza de las pymes La UE ofrecerá cofinanciación con:

un total de 500 millones de euros para 2019 y 2020, dentro de un programa específico de defensa y desarrollo industrial propuesto hoy;

un total de 1000 millones de euros anuales a partir de 2020. Se preparará un programa más sustancial para después de 2020, con un presupuesto anual estimado de 1 000 millones de euros. El programa movilizará fondos nacionales, con un previsible efecto multiplicador de 5. De este modo, podría generar una inversión total de 5 000 millones de euros anuales en el desarrollo de las capacidades de defensa a partir de 2020 . (Fuente: CE).

Contacto: David Crous | +32 (0)470 88 10 37 |

david.crous@cor.europa.eu