Pulse aquí para obtener una traducción automática del texto que figura más abajo.
La transición justa hacia una economía ecológica debe partir ‎ de las necesidades territoriales  

Un diálogo multinivel del CDR subraya la necesidad crucial de involucrar a los entes locales y regionales en los planes nacionales de eliminación del carbón y de poner en marcha con éxito el Fondo de Transición Justa de la UE.

Mientras los Estados miembros definen sus planes e inversiones prioritarias en el marco del Mecanismo para una Transición Justa , el Comité Europeo de las Regiones (CDR) reunió a los entes locales y regionales y a las instituciones de la UE para debatir sobre la participación de las ciudades y regiones en la eliminación progresiva del carbón, la reducción de la huella de las industrias con elevadas emisiones de carbono y el abordaje de los efectos sociales y económicos de la transición hacia una economía climáticamente neutra. Al diálogo multinivel del CDR asistieron representantes de los principales beneficiarios del Mecanismo para una Transición Justa —dotado con 150 000 millones de euros—, entre los que figuran Alemania, Polonia y Rumanía. El acto forma parte de la reunión de la Plataforma de Transición Justa , cuyo objetivo es ayudar a los Estados miembros y las regiones de la UE en el camino hacia la neutralidad climática.

El lunes 26 de abril, el Consejo de la UE y el Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo político sobre el último de los tres pilares que componen el Mecanismo para una Transición Justa , el nuevo instrumento financiero que ayudará a la UE a aplicar el Pacto Verde Europeo y alcanzar la neutralidad climática de aquí a 2050. Se espera que este Mecanismo movilice hasta 150 000 millones de euros durante el período 2021-2027 para aliviar el impacto socioeconómico de la transición energética en las regiones más vulnerables. A raíz de una invitación de Elisa Ferreira, comisaria europea de Cohesión y Reformas, la reunión de la Plataforma de Transición Justa , que tuvo lugar esta semana y duró cuatro días, incluyó un diálogo multinivel organizado por la asamblea de ciudades y regiones de la UE, en el que también se examinó el potencial de la bioeconomía para la transición justa. Los debates tuvieron lugar mientras los Estados miembros dan forma a sus planes territoriales de transición justa, un elemento obligatorio para desbloquear los recursos del Mecanismo para una Transición Justa. La ambición del CDR es convertir el diálogo multinivel en una plataforma regular de intercambio entre los entes locales y regionales de las regiones carboníferas y de las regiones que tienen un elevado consumo de energía.

El diálogo multinivel fue inaugurado por Juan Espadas (ES/PSE), alcalde de Sevilla y presidente de la Comisión ENVE del CDR y del Grupo de Trabajo «El Pacto Verde se hace local» . El alcalde Espadas afirmó: «El Pacto Verde de la UE tiene que ser la piedra angular de todas las políticas de la Unión. El Fondo de Transición Justa y el Mecanismo para una Transición Justa brindan la oportunidad de cumplir los objetivos del Pacto Verde y lograr la neutralidad climática en nuestras ciudades y regiones. Este proceso debe tener carácter integrador y garantizar que toda la ciudadanía se tenga en cuenta en esta senda hacia un futuro sostenible. El diálogo multinivel que entablamos hoy es una parte importante de este proceso para poner en marcha la transformación ecológica. No tenemos tiempo que perder».

Vojko Obersnel (HR/PSE), alcalde de Rijeka y ponente del CDR sobre el Fondo de Transición Justa , aseveró: «Las voces de las ciudades y regiones en proceso de transición justa han sido escuchadas. En esta primera reunión del diálogo multinivel, el CDR ha evaluado, desde una perspectiva política, el compromiso final y la aplicación en curso e intercambió información acerca de buenas prácticas sobre el terreno. Las importantes oportunidades de financiación, las directrices revisadas sobre las ayudas estatales de finalidad regional y el nuevo Instrumento de Préstamo al Sector Público garantizarán la consecución de los objetivos del Pacto Verde de la UE y la transición hacia un futuro sostenible para todos».

Jácint Horváth (HU/PSE), concejal de Nagykanizsa y ponente del CDR sobre la bioeconomía sostenible para Europa , declaró: «Las ciudades y las regiones deben desarrollar sus propios planes de transición justa aprovechando sus fortalezas y teniendo en cuenta el potencial de las bioindustrias y la bioeconomía, que pueden ayudar a abandonar una economía lineal que depende en gran medida de los recursos fósiles y minerales. Para tener éxito, la transición ecológica, que es en su esencia un cambio sistémico en nuestra forma de producir y consumir, debe estar firmemente integrada a escala regional y local. Una bioeconomía circular y sostenible es un aliado valioso para llevar a cabo una transición justa».

El diputado al Parlamento Europeo Jan Olbrycht (PL/PPE) se sumó al debate y destacó que «la preparación de los planes territoriales de transición justa pondrá a prueba si existe voluntad política de aplicar la gobernanza multinivel en la práctica».

Jakub Piotr Chełstowski (PL/CRE), presidente de la Asamblea Regional de Silesia, destacó: «En 2019 se iniciaron debates en la región sobre los retos del proceso de transformación. Fue entonces cuando el Consejo de Silesia decidió crear un equipo regional que gestionara la iniciativa de las regiones mineras de Silesia. Este equipo agrupa a representantes de entornos muy diferentes, lo cual no deja de ser importante. Tenemos representantes de todos los niveles de la administración estatal: organizaciones sociales, gobierno local y empresariado».

Javier Vila Ferrero (ES/PSE), director general de Asuntos Europeos del Principado de Asturias, añadió: «La mayor dificultad que encontrarán las regiones en los próximos años es la coordinación perfecta y eficaz de todos los fondos que se pondrán en marcha. Es necesario conocer el importe exacto que puede asignarse a cada territorio y no aumentar el número de regiones subvencionables. Además, las regiones en transición deben tener la suficiente autodeterminación y flexibilidad para seleccionar las acciones más apropiadas en su territorio, y también es necesario permitir que unas regiones reciban más ayudas que otras».

Klaus Freytag , representante del primer ministro de la región de Lusacia, de la Cancillería del Estado federado de Brandeburgo, dijo: «El distrito minero de Lusacia abarca Alemania, Chequia y Polonia. Estamos muy interesados en una cooperación interregional mayor y constante y consideramos que la Plataforma de Transición Justa brinda una buena oportunidad para debatir el proceso regional de transición ecológica en un contexto europeo. Como parte de la cooperación trilateral ya establecida con las regiones polacas y checas, nuestro enfoque se centra explícitamente en las dimensiones económica y social del cambio estructural. Además, también deseamos incluir en el debate el aspecto transfronterizo de la "transición justa"».

Florin-Tiberiu Iacob-Ridzi , alcalde de la ciudad rumana de Petrosani, señaló: «La transición hacia una economía climáticamente neutra debe ser justa en todos los aspectos. El uso de los fondos se centrará en el ser humano y la familia, lo que significa una reconversión social y económica justa de estas regiones, creando así la premisa de una vida digna y próspera, con un entorno limpio y saludable para nuestros hijos, para las generaciones futuras».

La reunión de la Plataforma de Transición Justa, de cuatro días de duración, fue inaugurada el lunes 26 de abril por Elisa Ferreira , comisaria de Cohesión y Reformas, y Kadri Simson , comisaria de Energía. La comisaria Ferreira afirmó: «Ha llegado el momento de cumplir la promesa de no dejar ninguna región atrás. Los socios locales deben sentarse a la mesa y hacerse cargo de las inversiones del Mecanismo para una Transición Justa en su territorio». La comisaria Simson hizo notar: «Esta reunión de la Plataforma de Transición Justa llega en un momento clave y permitirá mantener un diálogo abierto entre los Estados miembros y las partes interesadas en todos los niveles para analizar los avances».

Contexto:

El Mecanismo para una Transición Justa aborda los efectos sociales y económicos de la transición y es un nuevo instrumento financiero de la UE que se centra en las regiones, las industrias y los trabajadores que afrontarán los mayores retos durante la transición hacia una economía ecológica. Prevé movilizar hasta 150 000 millones de euros —gracias a una combinación de subvenciones, préstamos, mecanismos e inversiones públicas y privadas— mediante tres pilares: un nuevo Fondo de Transición Justa , dotado con 17 500 millones de euros, un régimen de transición justa de InvestEU, que se espera que movilice hasta 45 000 millones de euros, y un Instrumento de Préstamo al Sector Público, que consiste en una combinación de subvenciones (1 500 millones de euros) del presupuesto de la UE y préstamos (10 000 millones de euros) proporcionados por el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Se espera que el Instrumento de Préstamo al Sector Público movilice entre 25 000 y 30 000 millones de euros de inversión pública en los próximos siete años.

El Parlamento Europeo y el Consejo de la UE alcanzaron un acuerdo político el lunes 26 de abril sobre la propuesta de un nuevo Instrumento de Préstamo al Sector Público. Con ello se han aceptado todas las propuestas del Mecanismo para una Transición Justa, que están pendientes de la aprobación definitiva del Parlamento Europeo y del Consejo para su entrada en vigor.

La Plataforma de Transición Justa presta ayuda a los países y regiones de la UE en el proceso de transición. Consta de un único punto de acceso y de un servicio de asistencia y ofrece un amplio apoyo técnico y asesoramiento.  

Según la propuesta de la Comisión Europea , Polonia, Alemania y Rumanía serán los principales beneficiarios del Fondo de Transición Justa.

Aquí puede leer la entrevista con Vojko Obersnel (HR/PSE) , alcalde de Rijeka y ponente del CDR para el Dictamen sobre el Fondo de Transición Justa (junio de 2020).

El Mecanismo para una Transición Justa entra en el ámbito de competencias del Grupo de Trabajo «El Pacto Verde se hace local» del CDR. Creado en junio de 2020 e integrado por trece representantes locales y regionales , su objetivo es que las ciudades y regiones de la UE participen directamente en la definición, aplicación y evaluación de las numerosas iniciativas contempladas en el Pacto Verde Europeo, que constituye la estrategia de crecimiento sostenible de la UE para alcanzar la neutralidad climática de aquí a 2050.

Contactos:

Matteo Miglietta

Tel. +32 (0)470 895 382

matteo.miglietta@cor.europa.eu

David Crous

Tel. +32 (0)470 881 037

david.crous@cor.europa.eu

Berta López Domènech

Berta.LopezDomenech@cor.europa.eu