Pulse aquí para obtener una traducción automática del texto que figura más abajo.
Desarrollar capacidades para las transiciones ecológica ‎ y digital requiere un enfoque local sólido  

En esta entrevista, Csaba Borboly (RO/PPE) responde a seis preguntas sobre la Agenda de Capacidades Europea para la competitividad sostenible, la equidad social y la resiliencia . El presidente del Consejo Regional de Harghita es el ponente de un proyecto de Dictamen en el que se pide a la Comisión que revise el enfoque establecido en su reciente Comunicación y tenga en cuenta el destacado papel que, en la mayoría de los Estados miembros, desempeñan las ciudades y regiones para apoyar y desarrollar las infraestructuras relacionadas con las capacidades. El proyecto de Dictamen se someterá a votación en el pleno del CDR de esta semana, que tendrá lugar los días 3 a 5 de febrero.

En su Dictamen acoge usted con satisfacción el Pacto por las Capacidades , que se ha puesto en marcha recientemente. El Pacto tiene por objeto agrupar a partes interesadas muy diversas que generan impacto a lo largo de toda la cadena de valor. ¿Cómo pueden contribuir a su aplicación los entes locales y regionales con vistas a desarrollar estrategias y planes de formación comunes?

La Comisión Europea debería reconocer el papel de los entes locales y regionales como responsables de las infraestructuras locales correspondientes, como beneficiarios de fondos de la UE y de ayudas nacionales y regionales y como principales vías de acceso a las comunidades locales y regionales. Los entes locales y regionales desempeñan un papel fundamental en la financiación de la educación y en el desarrollo de políticas relacionadas con las capacidades. Si la Comisión Europea actúa para establecer vínculos directos con los entes locales y regionales interesados en acelerar el uso de fondos de la UE para proyectos piloto, las medidas podrían llevarse a cabo de manera mucho más rápida y eficiente. Las asociaciones locales y regionales entre entes locales y regionales, grupos de expertos, representantes de los empresarios y proveedores de educación y formación son también la forma más rápida de comprender cómo puede funcionar eficazmente la adquisición de competencias en el marco regional. Estas asociaciones pueden impulsar el cambio local y regional generando conocimientos, comprensión y confianza y fomentado la participación de todas las partes interesadas. 

La educación profesional y tecnológica necesita práctica y está asociada a lugares e instalaciones educativas en mucha mayor medida que las cibercompetencias, las competencias lingüísticas y las competencias no técnicas. ¿Podría señalar buenas prácticas en determinadas regiones capaces de inspirar nuevas iniciativas en otras regiones?

Sí, existen numerosas buenas prácticas en las regiones europeas. En primer lugar, las competencias digitales y las asignaturas CTIM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) han pasado a ser imprescindibles en la educación y formación profesionales (EFP), y la mayoría de las profesiones necesitan competencias digitales y TIC avanzadas, por ejemplo para la utilización de máquinas o equipos punteros. En algunos Estados miembros existen soluciones basadas en la modelización 3D, la realidad aumentada y la realidad virtual, por lo que la digitalización de la EFP no es el futuro sino el presente en algunas partes de Europa, como determinadas regiones alemanas, francesas e irlandesas.

En la mayoría de los Estados miembros, los entes locales y regionales contribuyen de manera destacada a financiar la educación y elaborar políticas relacionadas con las capacidades. ¿Están dispuestos los entes locales y regionales a asumir tareas relacionadas con el uso acelerado de fondos de la UE a través de proyectos piloto, formulación de estrategias y planes de acción locales y regionales y mediante el aumento de la financiación destinada a nuevas iniciativas?  

Creo que los entes locales y regionales están dispuestos a ello, ya que desempeñan un papel importante en la financiación de la educación y en la elaboración de políticas relacionadas con las capacidades a escala local. Varios entes locales y regionales de la Unión Europea son responsables de gestionar directamente instituciones subordinadas en diferentes ámbitos, como hospitales, centros culturales o servicios de rescate de montaña, por citar solo algunos ejemplos de mi propio territorio, la región de Harghita. Sus responsabilidades públicas y políticas y su experiencia en la gestión presupuestaria harían factible que gestionasen de forma acelerada fondos de la UE para ejecutar proyectos relacionados con las capacidades. Con responsabilidades clave en políticas de educación y formación, así como un importante papel en las políticas de juventud y empleo locales, las ciudades y regiones pueden poner en marcha programas, proyectos piloto y medidas de apoyo en todos estos ámbitos relacionados con los objetivos de la Agenda de Capacidades.  

Durante la crisis de la COVID-19, la mayoría de los sistemas educativos han respondido con rapidez y flexibilidad a los nuevos retos, y algunos Estados miembros se han apresurado a acelerar la digitalización de la educación. Sin embargo, en algunas regiones menos prósperas y comunidades desfavorecidas el acceso a las herramientas digitales ha supuesto un problema, y todavía hay zonas que tienen un acceso deficiente a internet. ¿Qué pueden hacer la UE y los entes locales y regionales para unir sus fuerzas y resolver estos problemas locales, que apenas se reflejan en los datos generales de escala regional o nacional?  

El Dictamen sobre la Agenda de Capacidades en el que estamos trabajando destaca que cualquier intervención política de la UE debe estar en consonancia con el contexto regional y que la adopción de un mismo enfoque para todos no funciona. La propuesta se basa en la experiencia de varias regiones en cuanto al acceso a herramientas digitales, que ha sido crucial durante la pandemia de COVID-19. Existen varias maneras en que la UE podría ayudar a todas las regiones para garantizar que nadie se quede atrás. En primer lugar, hace falta un enfoque integrado para configurar las medidas de financiación: proporcionar educación digital va más allá de financiar las plataformas educativas y la formación en capacidades digitales, e incluye también aspectos de infraestructura, como el acceso a la banda ancha en las regiones menos prósperas y los ordenadores de sobremesa y portátiles. En segundo lugar, la UE debe aumentar la cooperación y el intercambio de experiencias entre los sistemas educativos y los diferentes planes de estudios sobre la base de las necesidades de las personas y abordar la cuestión del acceso de las personas socialmente excluidas o vulnerables a una educación y formación de alta calidad. Por último, la Comisión Europea debería plantearse crear una plataforma europea con una selección de las mejores prácticas, a la que puedan acceder los entes locales y regionales y que apoye la elaboración de estrategias y planes de acción en materia de adaptación y resiliencia para inspirar nuevas iniciativas locales y regionales. 

En su Dictamen subraya la importancia del Pacto Verde Europeo y sus consecuencias para los trabajadores en la mayoría de los sectores. ¿Cómo pueden las políticas ayudar a los trabajadores a formarse una idea adecuada de los cambios que están sucediendo en el mundo y tener claro que deben buscar nuevas oportunidades y reforzar la resiliencia?  

Las políticas de la UE deben facilitar la puesta en marcha de programas de apoyo dirigidos a ámbitos económicos y grupos destinatarios específicos en los sectores afectados por la transición ecológica. Estos programas deben informar a los trabajadores de los sectores que hacen un uso intensivo de energía sobre los retos y oportunidades derivados de las transiciones digital y ecológica. Para apoyar a los grupos destinatarios, en primer lugar hay que comprender mejor las necesidades y oportunidades regionales relacionadas con las capacidades en los distintos sectores, en particular la fabricación de automóviles, la construcción y sus servicios, el diseño y las industrias creativas, los productos farmacéuticos y el sector alimentario; En segundo lugar, hay que crear oportunidades de mejora de las capacidades o reciclaje profesional de adultos poco cualificados para ayudarles a incorporarse al mercado laboral o a permanecer en él. Esto ayudaría a evitar altas tasas de desempleo y posibles políticas de austeridad. Por lo que se refiere a la resiliencia, la atención debe centrarse no solo en los trabajadores actuales, sino también en los estudiantes, que deberían adquirir estas competencias durante su etapa escolar.  

Durante la elaboración de su Dictamen se celebraron varias consultas, entre ellas una consulta en línea por escrito a las partes interesadas y reuniones bilaterales en línea con la Comisión Europea y el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop). En la consulta con el Cedefop, ¿cuáles fueron los principales motivos de preocupación planteados durante el debate? ¿Qué acciones y planes propuso este organismo para ayudar a la Comisión a concentrarse en las cuestiones locales y regionales y definir el papel de los entes locales y regionales?  

Durante las consultas con las distintas partes interesadas recibimos propuestas muy útiles que nos ayudaron a elaborar el Dictamen. El Cedefop destacó que es importante llegar a las personas menos cualificadas. Dado que los entes locales y regionales son los que mejor conocen sus territorios, son también los mejor situados para llegar a los ciudadanos y hacer frente a los retos locales. Por lo tanto, las políticas deben ser diferenciadas y tener en cuenta las características locales. Además, la EFP inicial, que está en gran medida centralizada, debe impulsar la participación de diferentes tipos de asociaciones con centros educativos y formativos, ONG y empresas, por citar solo algunos ejemplos. Los entes locales y regionales son los mejor situados para organizar estas asociaciones a escala local.

Más información

En julio de 2020, la Comisión Europea presentó la nueva Agenda Europea de Capacidades , cuyo objetivo es mejorar la pertinencia de las capacidades en la UE a fin de reforzar la competitividad sostenible, garantizar la justicia social y reforzar nuestra resiliencia. La Agenda establece objetivos ambiciosos de mejora de las capacidades (perfeccionamiento de habilidades existentes) y reciclaje profesional (formación en nuevas capacidades), que deben lograrse en los próximos cinco años. Por ejemplo, el 50 % de las personas de entre 25 y 64 años deberían inscribirse en cursos de formación cada año, y el 70 % de las personas de entre 16 y 74 años deberían tener al menos competencias digitales básicas de aquí a 2025.

El Pacto por las Capacidades , puesto en marcha por la Comisión Europea en noviembre de 2020, es un modelo de compromiso compartido para el desarrollo de capacidades en Europa, en el que participan el sector público y el privado. Los signatarios se comprometen a cumplir y defender los principios clave de la Carta: 1) promover una cultura de aprendizaje permanente para todos, 2) crear asociaciones sólidas en materia de capacidades, 3) realizar un seguimiento de la oferta y demanda de capacidades y anticiparse a las necesidades de capacidades y 4) combatir la discriminación e impulsar la igualdad de género y la igualdad de oportunidades.

Contacto con la prensa: pressecdr@cor.europa.eu