Pulse aquí para obtener una traducción automática del texto que figura más abajo.
Tras la voz de alarma de las Naciones Unidas, la UE debe ‎ dar prioridad a la biodiversidad y al cambio climático  

​President Karl - Heinz Lambertz

Ante el informe «profundamente alarmante» de las Naciones Unidas, el presidente del Comité Europeo de las Regiones pide a la UE que intensifique sus esfuerzos.

La Unión Europea debe conceder un lugar prioritario a la biodiversidad en su agenda y esforzarse por reducir drásticamente las emisiones de carbono. Así lo afirmó el presidente del Comité Europeo de las Regiones el 7 de mayo, en respuesta a un informe de las Naciones Unidas en el que se advierte que «nuestro sistema de soporte vital» —el mundo natural— está cada vez más amenazado y que hay un millón de especies en peligro de extinción. El presidente Karl-Heinz Lambertz describió el informe como una «llamada de emergencia para que todos los niveles de gobierno trabajen conjuntamente».

El informe de la plataforma intergubernamental científico-normativa sobre diversidad biológica y servicios de los ecosistemas, cuyos principales resultados fueron publicados por las Naciones Unidas el 6 de mayo, refleja las conclusiones de científicos de todo el mundo, sobre la base de 15 000 estudios académicos. El informe contiene advertencias claras y rotundas. Afirma que la biodiversidad está disminuyendo a un ritmo sin precedentes en la historia humana, que las especies se están extinguiendo con creciente rapidez y que la humanidad «está erosionando los cimientos mismos de las economías, los medios de subsistencia, la seguridad alimentaria, la salud y la calidad de vida en todo el mundo».

El presidente Lambertz (BE/PSE) afirmó: «La naturaleza nos da la vida... y nosotros la estamos destruyendo. A lo largo del último medio siglo nos hemos enfrentado con éxito al reto de alimentar a una población mundial en rápido crecimiento, pero esto ha conllevado un gran coste para el mundo natural. Necesitamos con urgencia encontrar la forma de alimentar al mundo y garantizar el desarrollo sostenible, restableciendo al mismo tiempo la biodiversidad. Esta crisis necesita una respuesta común de todos los niveles de gobierno, incluidas las ciudades y regiones. La protección de la biodiversidad debe ocupar un lugar prioritario en la agenda de la UE junto con la lucha contra el cambio climático. No es demasiado tarde para garantizar un mundo sin emisiones de carbono, pero esto precisa de esfuerzos concertados e inversiones en el plano local».

Roby Biwer (LU/PSE), vicepresidente primero de la Comisión ENVE del CDR y ponente sobre biodiversidad , aseveró: «La biodiversidad debe considerarse la base de nuestra salud y nuestro bienestar. Sustenta el funcionamiento de los ecosistemas de los que dependemos. Y dado que constituye el entorno en el que vivimos, tenemos que proteger la biodiversidad y aprender a vivir en armonía con nuestros ecosistemas».

El Sr. Biwer subrayó que los votantes europeos son conscientes de la profunda conexión que existe entre la biodiversidad y la acción por el clima, y citó una encuesta realizada por el Eurobarómetro , publicada el 6 de mayo, en la que se señala que «dos tercios de los europeos están totalmente de acuerdo en que cuidar la naturaleza es esencial para hacer frente al cambio climático».

El CDR participa en el desarrollo del marco político mundial y europeo para la biodiversidad posterior a 2020. Las recomendaciones aprobadas por el CDR en octubre de 2018 insisten —al igual que el informe de la plataforma intergubernamental— en la necesidad de que las ciudades y regiones de Europa se conviertan en entidades sostenibles que conserven la naturaleza, restablezcan la biodiversidad y mantengan y mejoren los servicios ecosistémicos, al tiempo que satisfacen las necesidades fundamentales de sus poblaciones. El CDR aboga por crear una estrategia de la UE sobre biodiversidad para después de 2020 que sea ambiciosa, tenga plazos concretos y se base en resultados científicos, con el fin de salvar la diversidad y la abundancia de vida en el planeta. También insiste en que las políticas de la UE y de las Naciones Unidas reconozcan explícitamente que los entes locales y regionales desempeñan un papel indispensable en la promoción de la biodiversidad y en que se proporcione a las ciudades y regiones el apoyo que necesitan.

Entre las acciones específicas recomendadas por el CDR figuran las siguientes: más infraestructuras verdes transfronterizas y corredores verdes para que los animales puedan pasar de un lugar a otro; refuerzo de la capacidad de los gobiernos locales y regionales para combatir las especies invasoras; mayor papel de los entes locales y regionales para poner fin al tráfico de especies silvestres; más investigación sobre las formas de aumentar la biodiversidad en las zonas urbanas; e incremento de la financiación para los trabajos en materia de biodiversidad.

Contacto:

Andrew Gardner

Tel.: +32 473 843 981

andrew.gardner@cor.europa.eu