La UE puede hacer más para mitigar el impacto de los terremotos en los edificios  
EU can do more to reduce impact of earthquakes on buildings

La Unión Europea debería dar respuesta a las terribles pérdidas de vidas humanas que han causado los terremotos en Italia este año adoptando una política de ayudas a largo plazo para la renovación de los edificios y las infraestructuras vulnerables, según afirma el Comité Europeo de las Regiones en una serie de recomendaciones políticas adoptadas el 11 de octubre. Entre otras propuestas, la asamblea de los entes locales y regionales de la UE insiste en que la Unión Europea y sus Estados miembros deberían incrementar la financiación de las obras de renovación, y argumenta que esta inversión generaría dividendos económicos y podría reducir las emisiones climáticas, a la vez que reducir el número de víctimas mortales.

El informe —« Una política europea para la rehabilitación sísmica del patrimonio inmobiliario y las infraestructuras »— se elaboró por iniciativa del propio Comité de las Regiones (CDR) y su aprobación se planificó para el 13 de octubre, de modo que coincidiera con el Día Internacional de la Reducción del Riesgo de Desastres. El CDR está trabajando con la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) para animar a los entes locales y regionales de toda Europa a que protejan a sus comunidades frente a los daños causados por las catástrofes naturales.

El ponente del CDR, Vito Santarsiero (IT/PSE), miembro del Consejo Regional de Basilicata, en el sur de Italia, advierte: «Un fenómeno natural peligroso no tiene por qué provocar catástrofes de la magnitud que hemos presenciado este año en Italia. Los edificios vulnerables marcan la diferencia entre un problema y una catástrofe. Hemos de conseguir que nuestros edificios sean resistentes. Eso costará dinero, pero también podemos combinar esta renovación —o «rehabilitación»— con un esfuerzo por aumentar la eficiencia energética, lo que ahorraría dinero y sería beneficioso para el clima. Y, por supuesto, hemos de recordar también los costes de la inacción: en los últimos cincuenta años, Italia ha perdido anualmente a cien personas y unos 3 000 millones de euros como consecuencia de los terremotos, que a menudo han sumido la economía local en recesiones que han durado años y han puesto en peligro su futuro desarrollo. La UE dispone de buenos estándares técnicos de construcción contra los terremotos y siempre presta un gran apoyo económico para mitigar los efectos de los seísmos, a pesar de lo cual debería invertir más en prevención, teniendo en cuenta el peligro de terremotos a la hora de decidir dónde gastar los fondos regionales de la UE y exigiendo que todas las infraestructuras construidas con fondos de la UE sean resistentes a las catástrofes. Además, estas medidas también nos ayudarían a afrontar otros fenómenos naturales, como las inundaciones y las olas de calor, que son cada vez más frecuentes con el cambio climático».

Y añade: «Nuestras recomendaciones van mucho más allá del dinero. Prevenir implica disponer de información precisa, unas administraciones locales capaces, unas comunidades receptivas y unos servicios de emergencia eficaces, y en todos estos ámbitos las administraciones locales desempeñan un papel de vital importancia. Tenemos propuestas que podrían ayudar en todos esos frentes, incluida la adopción de un plan de acción a nivel de la UE para pedir más investigación acerca de los terremotos».

El Sr. Santarsiero afirma que persuadir a los propietarios de edad avanzada para que tomen medidas preventivas constituye un reto particular, y señaló que, si bien su peligro se cierne en especial sobre Italia, Grecia y Rumanía, los seísmos también representan un riesgo «moderado» en algunas partes de Portugal, España y Francia. Los terremotos también pueden desencadenar tsunamis en todo el Mediterráneo, desde Lisboa hasta Creta.

En mayo de 2017, el presidente, el vicepresidente primero y los líderes de los cinco grupos políticos del CDR efectuaron una misión de investigación a las regiones italianas de Umbría, el Lacio, los Abruzos y las Marcas para hacerse una idea de los daños causados por los terremotos.

En una conferencia organizada conjuntamente por el CDR y la UNISDR , el Sr. Santarsiero presidirá el 12 de octubre los debates en torno las conversaciones sobre la gestión del riesgo de catástrofes con representantes del Banco Europeo de Inversiones, el Banco Mundial y el Grupo de Seguros Zúrich.

En 2016, el Comité Europeo de las Regiones y la UNISDR firmaron un plan de acción quinquenal con el objetivo de incrementar el número de ciudades y regiones europeas que adoptan medidas para reducir el riesgo de catástrofes. La UNISDR gestiona el Marco de Sendai de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, que hace hincapié en los vínculos existentes entre los peligros naturales, la acción climática y el desarrollo sostenible. El Marco Sendai es de carácter voluntario: hasta la fecha se han adherido 3 678 municipios a la campaña « Desarrollando ciudades resilientes », la iniciativa ascendente de la UNISDR con los gobiernos locales.

Contacto:
Andrew Gardner
Tel.: +32 473 843 981

andrew.gardner@cor.europa.eu