Pulse aquí para obtener una traducción automática del texto que figura más abajo.
Es indispensable contar con unas estrategias más eficientes ‎ en materia de ayudas estatales y agrosilvicultura ‎ para colmar la brecha de cohesión de las zonas rurales  

La gestión sostenible y eficiente de la agricultura y la silvicultura es esencial para salvaguardar y proteger el paisaje, mantener vivas las economías rurales, combatir la despoblación y, de este modo, luchar contra las disparidades de desarrollo. Los dirigentes regionales y locales piden a la Unión Europea que apoye a las pymes y las microempresas de las zonas rurales, en particular, a través de la introducción de procedimientos simplificados en las normas sobre ayudas estatales.

El impulso de la Unión Europea para convertirse en un continente climáticamente neutro de aquí a 2050 y sus esfuerzos por revitalizar las zonas rurales, manteniendo la cohesión como valor fundamental de la UE, deben ir acompañados de una cierta flexibilidad en las normas sobre ayudas estatales para la agricultura y las empresas rurales. Este es el mensaje principal transmitido por el Comité Europeo de las Regiones (CDR) en su Dictamen Futuras normas de la UE sobre ayudas estatales a la agricultura, las zonas rurales y la silvicultura, elaborado por Guido Milana (IT/PSE), concejal de Olevano Romano, y aprobado en el pleno de los días 27 y 28 de abril.

«Tras la crisis provocada por la pandemia, la guerra en Ucrania ejerce una nueva y enorme presión sobre la recuperación económica de Europa y la transición ecológica en el sector agrícola. Sin embargo, no podemos permitirnos retroceder en la lucha contra el cambio climático y decimos “no” claramente a quienes hacen uso del conflicto para debilitar el Pacto Verde y la Estrategia «De la Granja a la Mesa». Insistimos en la importancia de invertir en la transición ecológica, aunque simultáneamente pedimos que la inversión vaya acompañada de medidas de apoyo adecuadas. Entre estas cabe citar, en primer lugar, las ayudas estatales a los sectores agrícola, rural y forestal, que deben ser más flexibles y sencillas. Con este propósito, abogamos por que se redefina el concepto de pequeña y mediana empresa y se elabore una nueva definición de microempresa, específica para el sector agrícola, ya que creemos firmemente que estas empresas deben recibir apoyo por ser las más adecuadas para lograr la transición ecológica», afirmó el ponente.

Los dirigentes regionales y locales piden que se apoye a las explotaciones agrícolas en su camino hacia la transición ecológica, en especial a las empresas más pequeñas activas en la protección del paisaje, así como a las microempresas, que difícilmente serán capaces de afrontar por sí solas esta transición. Los miembros del CDR también destacan que debe prestarse un apoyo suficiente a las pymes de las zonas rurales, sin distinción entre las que operan en el sector agrícola y las de los demás sectores.

La Comisión Europea ha de presentar nuevas propuestas para la concesión de ayudas estatales a la agricultura, que se aplicarán a partir del 1 de enero de 2023. El Comité subraya la necesidad de simplificar los procedimientos administrativos para las ayudas a los entes locales, especialmente cuando estos sean beneficiarios de intervenciones de ayuda estatal o cuando tengan que hacer frente a situaciones de emergencia. En la actualidad, los costes simplificados se consideran compatibles con las normas sobre ayudas estatales solo cuando las medidas de ayuda reciben cofinanciación de la UE; sin embargo, el Comité argumenta que no parece existir una justificación válida para seguir contemplando diferentes métodos de cálculo de los costes subvencionables en función de la fuente de financiación.

Junto con la agricultura, el sector forestal desempeña un papel socioeconómico crucial en el desarrollo regional, en particular en las zonas más remotas, las regiones de montaña y los territorios más desfavorecidos. En lo que concierne a este sector, los líderes locales piden que el apoyo a las infraestructuras no se considere ayuda estatal por defecto cuando se refiera a inversiones no productivas. En un Dictamen separado aprobado durante el pleno, elaborado por el secretario autonómico para la Unión Europea y Relaciones Externas de la Generalitat Valenciana, Joan Calabuig Rull (ES/PSE), los miembros del CDR subrayan la contribución positiva que realizan los productos forestales gestionados y transformados industrialmente de forma sostenible a muchas economías regionales.

En el Dictamen sobre la Estrategia forestal de la UE para 2030 se llama la atención de la Comisión Europea sobre la necesidad de encontrar un equilibrio entre los aspectos medioambientales, sociales y económicos de la gestión forestal sostenible y se subraya la importancia de respetar y mantener la diversidad de los bosques mediante prácticas de gestión forestal sostenibles.

Los dirigentes locales señalan que la gestión forestal sostenible requiere más financiación europea mediante la asignación de recursos financieros transparentes y realistas, al tiempo que se simplifican los procesos administrativos.

El ponente, Sr. Calabuig, afirmó: «Establecer un marco y unos objetivos comunes a escala europea es muy positivo pero esto no significa debilitar la subsidiariedad en este ámbito, dada la diversidad de los bosques en Europa y el hecho de que el 40 % de los bosques están gestionados por los entes locales y regionales. La UE, que dispone de una amplia gama de competencias en asuntos relacionados, debe apoyar a las regiones y municipios, que son los que, en última instancia, aplicarán la estrategia europea. Este planteamiento es fundamental para lograr una gestión forestal sostenible, entendida en sus tres dimensiones, social, económica y medioambiental».

El sector forestal, la agricultura y los productos relacionados con el uso del suelo, como la biomasa, los productos derivados de la madera y los bioproductos, contribuyen significativamente al desarrollo económico y la creación de empleo en las zonas rurales. Los sectores del uso de la tierra, el cambio de uso de la tierra y la silvicultura (UTCUTS) también son claves para la política climática. Åsa Ågren Wikström (SE/PPE), miembro del Gobierno Provincial de Västerbotten, ponente del Dictamen «Revisión de los Reglamentos UTCUTS y de reparto del esfuerzo», aprobado en el mismo pleno, declaró: «El sector forestal aún tiene mucho potencial que demostrar en la mitigación del cambio climático y en el desarrollo de la bioeconomía local y regional. La captura de carbono en el bosque y el uso de productos y bioenergía procedentes de los bosques pueden contribuir a reducir el impacto climático y crear nuevos puestos de trabajo. El cambio climático es un problema transfronterizo que no puede resolverse exclusivamente mediante medidas de alcance nacional o local. Todos los sectores de la economía deben contribuir a la reducción de las emisiones de carbono y, al mismo tiempo, mantener el equilibrio entre equidad y solidaridad. La transformación necesaria debe basarse en hechos e implicar a los entes regionales y locales».

Más información:

En mayo de 2021 la Comisión Europea publicó un Documento de trabajo de los servicios de la Comisión que resume los resultados de una evaluación de las normas sobre ayudas estatales para los sectores agrícola y forestal y para las zonas rurales. La evaluación concluye que pueden ser necesarios algunos ajustes específicos para adaptar las normas vigentes a las prioridades actuales de la UE, la futura política agrícola común (PAC) y el Pacto Verde Europeo. La adopción de las normas revisadas está prevista para finales de 2022, a fin de que puedan entrar en vigor en 2023.

El Parlamento Europeo y el Consejo de la UE han adoptado los Reglamentos de la nueva PAC, en particular el Reglamento (UE) 2021/2115, que establece normas en relación con las ayudas a los planes estratégicos teniendo en cuenta el Dictamen del Comité de las Regiones sobre la nueva política agrícola común.

En enero de 2022 el CDR aprobó el Dictamen «Visión a largo plazo de la UE para las zonas rurales», elaborado por el presidente de Andalucía, Juanma Moreno.

El CDR ya se ha pronunciado acerca de la Estrategia sobre Biodiversidad y la Estrategia «De la Granja a la Mesa» en su Dictámenes «Ciudades y regiones enfocadas a la biodiversidad más allá de 2020 en la COP15 del CDB de las Naciones Unidas y en la Estrategia de la UE sobre la Biodiversidad para 2030» y «Del productor al consumidor (de la granja a la mesa): la dimensión local y regional».

Los bosques cubren una proporción cada vez mayor de superficie (actualmente el 43 %), sobre todo en las regiones despobladas. El sector forestal (gestión y aprovechamientos, transformación industrial de madera y papel) ofreció empleo directo a 2,1 millones de personas en la UE (datos de 2018), generando un valor añadido bruto de 109 855 millones de euros. En 2018, 397 000 empresas estaban activas en industrias forestales, lo que representa el 15 % de las empresas manufactureras. Además 1,2 millones de personas trabajaron en la fabricación de muebles de madera y en la impresión en papel, lo que generó un valor añadido bruto de 25 000 y 31 000 millones de euros, respectivamente. A todo ello hay que añadir que la bioenergía, la construcción en madera y los productos forestales no madereros (PFMN) proporcionaron cuatro millones de empleos adicionales.

Las prácticas agrícolas sostenibles y las estrategias forestales resistentes al cambio climático que respetan y contribuyen a restaurar la biodiversidad en Europa son elementos clave del Pacto Verde Europeo, la estrategia de crecimiento de la UE para alcanzar la neutralidad climática de aquí a 2050. El Pacto Verde se hace local es una iniciativa emblemática del Comité Europeo de las Regiones, cuyo objetivo es situar a las ciudades y regiones en el centro de la transición de la UE hacia la neutralidad climática. Incluye varios llamamientos a la acción como «Trees for Life», una encuesta para recabar los puntos de vista de las ciudades y regiones sobre los retos y oportunidades de aplicar el Pacto Verde Europeo a nivel local y un llamamiento para que todos los entes locales y regionales compartan sus compromisos climáticos.

Contacto:

Matteo Miglietta

Tel. +32 (0)470895382

matteo.miglietta@cor.europa.eu

David Crous

Tel. +32 (0)470 881 037

david.crous@cor.europa.eu

Compartir: