Pulse aquí para obtener una traducción automática del texto que figura más abajo.
La UE debe proporcionar a los entes locales y regionales los medios técnicos y financieros para descarbonizar el parque inmobiliario de aquí a 2050  

El Comité Europeo de las Regiones aprobó por unanimidad las recomendaciones de André Viola sobre la nueva propuesta de Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios

La asamblea europea de los representantes locales y regionales aprobó este jueves un Dictamen con recomendaciones sobre la nueva propuesta de Directiva europea relativa a la eficiencia energética de los edificios. El ponente del Dictamen es André Viola, miembro de la Asamblea del Departamento de Aude. La Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios constituye una piedra angular del paquete de medidas «Objetivo 55», destinado a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE en al menos un 55 % antes de 2030.

El 40 % del consumo final de energía en la Unión y el 36 % de sus emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía corresponden a los edificios. El objetivo último de la nueva Directiva es descarbonizar el parque inmobiliario europeo de aquí a 2050.

Con ocasión de la presentación del Dictamen, el ponente André Viola (FR/PSE), miembro de la Asamblea del Departamento de Aude y presidente de la delegación francesa en el Comité Europeo de las Regiones, declaró: «Replanteémonos el conjunto de nuestros sistemas energéticos para ser más resilientes y luchar contra la precariedad energética a la vez que alcanzamos nuestros objetivos climáticos para 2050». ¡Seamos ambiciosos para descarbonizar el parque inmobiliario de la UE! Tenemos que poner en marcha un plan de renovación con visión de futuro que sea financieramente viable para toda la ciudadanía y para los entes locales y regionales. La revisión de la Directiva debe centrarse en todo el ciclo de vida de los edificios e integrar todas las etapas de la economía circular. Cabe destacar que el Acuerdo de asociación de Francia con la UE, que prevé 18 400 millones de euros de fondos europeos de aquí a 2027, marca como prioridad estratégica la renovación térmica de los edificios y las viviendas, junto con medidas de acompañamiento para los hogares afectados. Los medios están ahí: no hay tiempo que perder para renovar».

El Comité hace hincapié en la necesidad de que los entes locales y regionales participen en el proceso de elaboración de políticas relacionadas con la oleada de renovación de edificios para garantizar que la transición se lleve a cabo en todos los niveles. La asamblea europea de los representantes locales y regionales recuerda igualmente que los objetivos de la oleada de renovación no pueden alcanzarse si no se asignan específicamente a los entes locales y regionales recursos importantes, tanto en términos de dotaciones financieras como de refuerzo de sus capacidades y medios técnicos.

El Dictamen aprobado por el Comité pide que la nueva Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios se aplique no solo a las nuevas construcciones sino también a las renovaciones. El ponente aboga por evitar las renovaciones por etapas —que son poco ambiciosas y pueden dar lugar a una dependencia del carbono— y pide que se favorezcan las renovaciones destinadas a conseguir edificios de cero emisiones minimizando al mismo tiempo la demanda de energía y de materiales.

Con el fin de aumentar las sinergias entre la mejora de la eficiencia energética de los edificios y la reducción de contaminantes, el Comité defiende un enfoque que minimice la demanda de materiales y promueva la economía circular incorporando a los planes nacionales de renovación políticas de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo de todo el ciclo de vida de los edificios.

La asamblea europea de los representantes locales y regionales recuerda que también deben promoverse edificios con un balance climático positivo que compensen las emisiones adicionales de los edificios menos eficientes.

El Dictamen aprobado por el Comité apoyó la propuesta de André Viola de adelantar a 2025 —en lugar de 2027 como propone la Comisión Europea— la eliminación de los combustibles fósiles para la calefacción y la refrigeración. El Comité pide que las políticas y medidas nacionales al respecto se elaboren en estrecha colaboración con los entes locales y regionales. No obstante, la renovación de los edificios debe evitar cualquier aumento de los costes para los inquilinos, en particular para aquellos ciudadanos que ya sufren pobreza energética y son los más vulnerables al continuo aumento de los precios de la energía.

En este sentido, el Comité recuerda que la renovación masiva de edificios ofrece la posibilidad de luchar contra la precariedad energética y transformar los edificios de los hogares y las empresas vulnerables en edificios energéticamente positivos, e insiste en la necesidad de evitar el peligro de que la oleada de renovación agrave los problemas de pobreza energética en toda la Unión Europea. Por consiguiente, el Dictamen del Comité pide a la Comisión que establezca una estrategia global para erradicar la pobreza energética en la UE.

Por lo que se refiere a los pasaportes de renovación de edificios, el Dictamen aprobado por el Comité defiende que estos se pongan a disposición de los entes locales y regionales, y no de los propietarios de los edificios, como propone la Comisión.

El ponente también pide a la Comisión y a los Estados miembros que proporcionen orientaciones sobre la mejora de la eficiencia energética de los edificios históricos y creen regímenes de financiación específicos para tal fin.

Contacto:

David Crous

david.crous@cor.europa.eu

+32 470 88 10 37

Compartir: