Pulse aquí para obtener una traducción automática del texto que figura más abajo.
La cohesión y el partenariado deben ser el motor de la recuperación europea  

La Alianza por la Cohesión (#Cohesion Alliance) —una alianza a escala de la UE de 12 000 firmantes que piden una política de cohesión más fuerte después de 2020— acoge con satisfacción las propuestas revisadas de la Comisión Europea respecto del plan de recuperación y el presupuesto 2021-2027, incluida la ampliación de los actuales programas de cohesión con una mayor flexibilidad y financiación adicional. Sin embargo, la Alianza insta a la Comisión Europea y a los Estados miembros a garantizar la participación de las ciudades, los municipios y las regiones y a seguir destacando fuertemente la cohesión en todas las medidas de recuperación destinadas a reconstruir la economía, fomentar la sostenibilidad y reforzar el tejido territorial y social de nuestra Unión, también dentro del proceso del Semestre Europeo.

El marco financiero plurianual (MFP) y el plan de recuperación de la UE deben centrarse en la cohesión como valor fundamental de la Unión Europea, a fin de afrontar importantes retos como el Pacto Verde Europeo, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el pilar europeo de derechos sociales y la transformación digital. En la crisis actual, las ciudades, los municipios y las regiones necesitan más que nunca el apoyo directo de una política de cohesión fuerte, para evitar tanto el aumento de las disparidades territoriales como una recuperación asimétrica.

La #CohesionAlliance acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión Europea de garantizar el papel de la política de cohesión como una sólida política de inversión a largo plazo de la UE, así como la inversión de 55 000 millones EUR (a precios de 2018) a través de REACT-UE para ofrecer una respuesta eficaz a la pandemia de COVID-19 y sus consecuencias sociales y económicas. La ampliación de los programas operativos actuales permitirá una rápida aplicación de inversiones esenciales. Además, el incremento de la flexibilidad para transferir recursos entre fondos y la ampliación del ámbito de aplicación para apoyar a los servicios sanitarios y a los sectores del turismo y la cultura, así como para proporcionar capital circulante a las pymes, ayudará a los entes locales y regionales a invertir los fondos donde sea más necesario, siempre que se respeten plenamente los principios fundamentales de la cohesión.

No obstante, la Alianza teme que, sin tener en cuenta las diversas necesidades de las regiones, las ciudades y los municipios, ni una fuerte implicación de los agentes locales, el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, que es el instrumento de inversión más potente de los planes de recuperación de la UE, corre el riesgo de fracasar. Por el momento, la mayoría de las medidas se dirigen únicamente a los Estados miembros, sin aclarar en qué medida se consultará a los entes locales y regionales a la hora de revisar los programas e utilizar los recursos. El fuerte vínculo del Mecanismo con el Semestre Europeo y las recomendaciones específicas por país pueden dar lugar a una mayor centralización de los planes de recuperación. La Alianza insta a todas las instituciones nacionales y de la UE —en particular, a la comisaria europea de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira— a tomar las medidas necesarias para garantizar que los planes nacionales de recuperación y resiliencia se ajusten al principio de asociación y partenariado, respondan a las necesidades reales de los ciudadanos y las empresas y permitan una participación más sólida y estructurada de los entes locales y regionales.

Las organizaciones asociadas a la #CohesionAlliance han presentado sus prioridades en un nuevo proyecto de declaración sobre la cohesión como valor fundamental de la Unión Europea y un objetivo clave para todas sus políticas e inversiones. Los socios de la Alianza por la Cohesión 2.0 publicarán la nueva declaración en su próxima reunión a principios de junio.

Para ponerse en contacto con la secretaría:

CohesionAlliance@cor.europa.eu