Pulse aquí para obtener una traducción automática del texto que figura más abajo.
La recuperación de la UE no será realidad sin una política de cohesión sólida elaborada en auténtica asociación con las ciudades y regiones europeas  

Una coalición a escala de la UE exhorta a las instituciones de la UE y a los gobiernos nacionales a promover sinergias entre los instrumentos de recuperación y los fondos estructurales para maximizar el impacto de la acción europea.

La crisis de la COVID-19 ha demostrado que la política de cohesión se necesita hoy más que nunca para reforzar la resiliencia de Europa, proteger a la ciudadanía, llevar la recuperación a todos los rincones de la Unión Europea y no dejar a nadie atrás. Desde su creación en octubre de 2017, la Alianza por la Cohesión (#CohesionAlliance), que cuenta con 12 000 signatarios en toda la Unión Europea y aboga por fortalecer la política de cohesión, ha conseguido evitar recortes presupuestarios drásticos a partir de 2020 y mantener una política de cohesión que beneficie a todas las regiones de la Unión, y ha propuesto una simplificación y flexibilización de las reglas de dicha política. Durante una videoconferencia sobre el nuevo rumbo de la Alianza por la Cohesión, sus miembros fundadores renovaron su compromiso de aunar fuerzas y mantener la política de cohesión como una de las máximas prioridades de la UE. La Alianza por la Cohesión velará por que los Estados miembros apliquen plenamente el principio de asociación a la hora de elaborar y aplicar la política de cohesión para el período 2021-27. La coherencia y las sinergias entre los instrumentos de recuperación y los Fondos Estructurales son de vital importancia para evitar solapamientos y maximizar el impacto de la acción europea.

Dos meses después de la entrada en vigor de los nuevos Reglamentos sobre la política de cohesión para el período 2021-27, la Alianza por la Cohesión hizo balance de su actividad hasta la fecha y expuso sus compromisos futuros sobre la base de su renovada Declaración 2.0 , adoptada en julio de 2020. El trabajo de la Alianza por la Cohesión se centrará en que la política de cohesión se aplique y ejecute eficazmente y sin nuevos retrasos, en un espíritu de auténtica asociación y en sinergia con otros instrumentos, promoviendo así el concepto de cohesión como valor general y fundamental de la Unión Europea.

Los entes locales y regionales destacaron la petición urgente de prorrogar las medidas de flexibilidad introducidas el año pasado para movilizar los fondos estructurales de la UE y las ayudas estatales en la lucha contra la COVID-19. Esta cuestión también se planteó en un intercambio de cartas con la presidenta Ursula von der Leyen, quien reconoció las limitaciones presupuestarias que pueden afrontar actualmente muchos entes regionales y locales debido a la pandemia. Por lo que se refiere a la posible prórroga de la posibilidad de un porcentaje de cofinanciación del 100 % en el marco de los fondos estructurales, los socios de la Alianza valoraron muy positivamente el compromiso de la Comisión de seguir de cerca la situación y estudiar nuevas medidas si se considera oportuno.

El debate mostró que la misión de la Alianza por la Cohesión dista mucho de haber concluido. La recuperación europea debe partir del ciudadano y la ciudadana de a pie, y no tendrá éxito si las instituciones de la UE y los gobiernos nacionales no tienen en cuenta la voz de la población y de los políticos locales y regionales, que son los más cercanos a las necesidades de la gente.

Apostolos Tzitzikostas , presidente del Comité Europeo de las Regiones (CDR) y gobernador de la región de Macedonia Central (Grecia), afirmó: « Los esfuerzos de la Alianza por la Cohesión han contribuido a evitar recortes presupuestarios significativos a partir de 2020 y a promover la cohesión como principio rector de los planes de recuperación de la UE. Ahora tenemos que centrarnos en la programación y la ejecución. Para ello debemos considerar detenidamente aspectos como los siguientes: la aplicación del principio de asociación en los nuevos programas; el impacto de las medidas relacionadas con la COVID-19 y las consecuencias de ponerles fin (algo que abordamos en un fructífero intercambio de cartas con la presidenta Von der Leyen); las dimensiones rural y urbana de la política de cohesión; y las sinergias entre la cohesión y el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia ».

Durante su intervención, la comisaria de Política de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira , manifestó: « La cohesión debe seguir siendo una piedra angular de la recuperación. Después de las crisis es cuando crecen las asimetrías. La Alianza por la Cohesión es más necesaria que nunca. Los acuerdos de asociación sobre la política de cohesión para el período 2021-2027 serán decisivos. Debemos acelerar la negociación de estos acuerdos, pero la calidad no puede verse comprometida. Cuento con su apoyo para garantizar igualmente que la aplicación de nuestras otras políticas e instrumentos no sea territorialmente ciega y apoye el desarrollo a largo plazo de todas las regiones. He pedido a los Estados miembros que tengan en cuenta la dimensión territorial a la hora de preparar sus planes de recuperación y resiliencia, tanto en la consulta y el diálogo con las partes interesadas regionales como en la fase de aplicación. Solo lograremos nuestros objetivos si nos aseguramos de que nuestros instrumentos van en una misma dirección. El fomento de la cohesión no puede basarse exclusivamente en la política de cohesión. Por ello debemos movilizar como socios de pleno derecho a todos los agentes pertinentes, y en particular a la ciudadanía y las partes interesadas locales, asegurándonos de que las nuevas prioridades ecológicas y digitales favorecen a todos».

Younous Omarjee , presidente de la Comisión de Desarrollo Regional del Parlamento Europeo, declaró: « Es esencial que los fondos para la recuperación se destinen prioritariamente a las regiones menos desarrolladas y a las más afectadas por las consecuencias económicas y sociales de la COVID-19. Pido a los Estados miembros que involucren al máximo a las regiones y ciudades y que garanticen que estos fondos se apliquen sobre el terreno lo más cerca posible de las necesidades. También insto a los Estados miembros a que sean coherentes. La recuperación a corto plazo y la política de cohesión a largo plazo son dos caras de la misma moneda y deben perseguir el mismo objetivo. Si la recuperación a corto plazo no es coherente con los objetivos a largo plazo fijados por los fondos de cohesión, las disparidades económicas, sociales y territoriales no harán sino agravarse, y todos nuestros esfuerzos a largo plazo habrán sido en vano ».

VOCES DE LA ALIANZA POR LA COHESIÓN:

Ilaria Bugetti , portavoz de desarrollo territorial del Consejo de Municipios y Regiones de Europa  (CMRE) y consejera de la Región de Toscana (Italia), afirma: « En la fase de programación de los fondos de cohesión de la UE aún pudimos ver casos en los que no hubo una participación adecuada de los gobiernos locales, bien por un tiempo insuficiente para la consulta o por una interlocución deficiente a nivel ministerial. En los próximos años deberemos superar los obstáculos que aún persisten para la ejecución y el seguimiento de los fondos. Así que el trabajo de la Alianza por la Cohesión dista mucho de haber terminado ».

Cees Loggen , presidente de la Conferencia de Regiones Periféricas Marítimas de Europa  (CRPM) y ministro regional de la Provincia de Holanda Septentrional (Países Bajos), asegura: « Podrían surgir retrasos sin precedentes en la futura política de cohesión a causa de una adopción tardía de la legislación. Las regiones serán las más afectadas por ello: se les impide empezar a gastar cuando las economías regionales necesitan desesperadamente inversiones para apoyar la recuperación. Instamos a la Comisión a facilitar una aplicación fluida de los programas de cohesión e impulsar la participación de las regiones en los planes de recuperación, ya que las sinergias entre fondos aceleran la consecución de resultados ».

Karl-Heinz Lambertz , presidente de la Asociación de Regiones Fronterizas Europeas (ARFE) y diputado al Parlamento de la comunidad germanófona de Bélgica, afirma: « La cooperación transfronteriza es un elemento esencial de la política de cohesión de la UE. Lo que ocurre en el ámbito de las fronteras interiores de la Unión tiene un gran impacto en la capacidad de la Unión para responder a los grandes retos de nuestro tiempo. La capacidad de acción de la UE se vería considerablemente reforzada si el Consejo adopta finalmente el mecanismo de cooperación transfronteriza propuesto por la Comisión ». 

Kata Tüttő , miembro de Eurocities y vicealcaldesa de Budapest (Hungría), asegura: « Las futuras inversiones en el marco de la política de cohesión de la UE serán más importantes que nunca. Resultarán cruciales para financiar los proyectos y reformas que pueden llevar a todas las ciudades y regiones de Europa por la senda de una recuperación ecológica y justa. Como dirigentes locales, tenemos un papel central a la hora de garantizar que este dinero se destina allí donde más se necesita y más beneficia a las personas. Podemos ser socios muy valiosos para la UE si el principio de asociación se aplica plenamente en todas las partes de la UE. Invertir en las zonas urbanas de Europa fomentará la resiliencia de Europa a largo plazo y nos ayudará a todos a mantenernos más fuertes ante futuras crisis ».

Jean-Claude Marcourt , presidente del grupo de trabajo de la Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales de la Unión Europea (CALRE) sobre legislación europea e inversión pública y presidente del Parlamento de Valonia (Bélgica), señala: « Las ciudades y regiones deben tener la ambición de fortalecer la cohesión de sus territorios, reducir las disparidades y desigualdades y mejorar las normas económicas, sociales y medioambientales, de conformidad con los valores y principios democráticos que constituyen el fundamento de una Unión Europea próspera y sostenible ». 

Magnus Berntsson , presidente de la Asamblea de las Regiones de Europa (ARE) y vicepresidente de la Región de Götaland Occidental (Suecia), declaró con ocasión de la conferencia: « La nueva política de cohesión puede ser auténticamente transformadora para las comunidades rurales de toda Europa. La ARE se compromete plenamente a colaborar con los gobiernos nacionales y la Comisión Europea para poner en práctica una política de cohesión que reconstruya a mejor las regiones rurales y consiga que de aquí a 2040 estén mejor conectadas y sean más resilientes, dinámicas y prósperas ».

Para ponerse en contacto con la secretaría:

CohesionAlliance@cor.europa.eu

Share: