Pulse aquí para obtener una traducción automática del texto que figura más abajo.
Los líderes locales y regionales advierten de que las medidas contra el cambio climático deben tener en cuenta la igualdad de género o existe el riesgo de que afecten todavía más a la calidad de vida de las mujeres.  

La asamblea de ciudades y regiones de la UE pide a la Comisión y a los colegisladores que se comprometan a elaborar un presupuesto con perspectiva de género

El cambio climático afecta en mayor medida a los sectores más pobres de la sociedad y las mujeres y niñas son especialmente vulnerables y corren el riesgo de verse gravemente afectadas por el calentamiento global y los daños medioambientales. Los líderes locales y regionales han subrayado que la política climática de la UE solo tendrá éxito si integra plenamente la igualdad de género en todas sus soluciones.

Los políticos locales y regionales del Comité Europeo de las Regiones (CDR) llevan tiempo denunciando la falta de incorporación de la perspectiva de género a las políticas emblemáticas de la UE. En su pleno de enero, el CDR aprobó un categórico Dictamen titulado «Igualdad de género y cambio climático: hacia la integración de la perspectiva de género en el Pacto Verde Europeo» que pide que se desarrolle plenamente la igualdad de género en las políticas climáticas de la UE y en el Pacto Verde Europeo. Esta iniciativa se produce tras un reciente Dictamen en el que se pedía un enfoque similar para la política de cohesión.

Kata Tüttő (HU/PSE), ponente del Dictamen del CDR y teniente de alcalde de Budapest, declaró: «El Pacto Verde es la nueva estrategia de crecimiento de la UE, pero no habrá un verdadero crecimiento si no sea abordan las desigualdades de género. Esta es la razón por la que el Pacto Verde está intrínsecamente relacionado con la igualdad de género. Las ciudades y regiones tienen un enorme potencial para colmar la brecha de género, pero solo podemos hacerlo si actuamos de manera justa y escuchamos las necesidades de las personas. El Pacto Verde ha de tener una perspectiva de género y debemos mostrar a los responsables políticos locales que son agentes clave para liderar Europa a la hora de crear ciudades más habitables para todos».

Las desigualdades económicas y sociales entre hombres y mujeres en toda la UE tienen un efecto dominó sobre una amplia variedad de ámbitos, entre ellos muchos de los que se ven directamente afectados por las políticas climáticas de la UE, como el transporte y la energía. Por ejemplo, la descarbonización de vehículos y edificios que la UE necesita para cumplir sus ambiciones del Pacto Verde no debe perjudicar aún más a las mujeres y las niñas, ya que tienen menos probabilidades de poder permitirse tecnologías más modernas y caras.

El Dictamen del CDR no solo pide la integración de la perspectiva de género en la política climática, sino también que la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE se comprometan con un enfoque de género en la elaboración de presupuestos en su conjunto, que vincule claramente el género a todas las decisiones de la UE sobre ingresos y gastos. Pero sigue sin ser el caso, ya que la legislación más reciente, como las normas que rigen el acceso a la financiación de la UE para la recuperación y la resiliencia a fin de respaldar el crecimiento posterior a la pandemia, no incluye ni hace referencia a la integración de la perspectiva de género.

Contexto:

En la COP26 de Glasgow del año pasado se adoptó una decisión sobre una política de género y un plan de aplicación para integrar la perspectiva de género en los trabajos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (GIECC) a escala mundial.

Contacto:

David Crous

Tel. +32 470 88 10 37

david.crous@cor.europa.eu

Share: