Pulse aquí para obtener una traducción automática del texto que figura más abajo.
Agroecología: la respuesta a los retos agrícolas, sociales y medioambientales de Europa  

Al mismo tiempo que la COVID-19 ha agravado las vulnerabilidades de Europa en materia de seguridad alimentaria, las prácticas agrícolas actuales siguen dañando el medio ambiente, provocando una pérdida drástica de biodiversidad y emitiendo el 10 % de las emisiones anuales de carbono de la UE.

El Comité Europeo de las Regiones ha presentado un amplio conjunto de medidas para fomentar la agroecología en la UE. La agroecología reduce la huella de carbono de la agricultura, favorece la recuperación de la biodiversidad, restablece la fertilidad de los suelos, impide la contaminación del aire y del agua y aumenta la resiliencia económica y social de las explotaciones agrícolas con alimentos sanos y accesibles. La mitad de la superficie terrestre de Europa se dedica a la agricultura y este sector emite el 10 % de las emisiones anuales de carbono de la UE. Reformar la política agrícola común para cambiar las prácticas agrícolas es fundamental para cumplir el Pacto Verde Europeo , la estrategia de la Unión para alcanzar la neutralidad climática de aquí a 2050.

Guillaume Cros (FR/Verdes), vicepresidente del Consejo Regional de Occitania-Pirineos-Mediterráneo y ponente del Dictamen del CDR sobre Agroecología , declaró: « Esta pandemia ha puesto de manifiesto las deficiencias de nuestro sistema alimentario y agrícola globalizado. La agricultura europea necesita una transición agronómica, social y territorial que aporte mayor sostenibilidad y resiliencia. La agroecología es la respuesta a los múltiples retos que afrontamos: la necesidad de descarbonizar nuestra agricultura, recuperar la biodiversidad, restablecer la fertilidad de los suelos y mejorar la resiliencia económica y social de nuestras explotaciones para garantizar alimentos saludables, locales y asequibles para todos. A partir de una red de explotaciones pequeñas y medianas, la agroecología también puede ser fundamental para revitalizar las zonas rurales de toda la UE».

El CDR acoge favorablemente el llamamiento a favor de una transformación significativa de la política agrícola que la Comisión Europea ha presentado en la Estrategia « «De la granja a la mesa» . No obstante, el CDR pide que la nueva normativa sobre sistemas alimentarios sostenibles anunciada en dicha Estrategia se incorpore a un marco jurídico vinculante para iniciar una auténtica transición agroecológica.

Los miembros están de acuerdo en que la reforma en curso de la política agrícola común (PAC) es una oportunidad ineludible para «ecologizar» el sector agrícola, reducir su impacto negativo en el medio ambiente y garantizar la seguridad alimentaria en la UE.

Al apoyarse en explotaciones pequeñas y medianas, la agroecología no puede desarrollarse si los pagos directos de la PAC siguen asignándose por hectárea y no por persona activa en la explotación. El CDR propone que se pase progresivamente de un pago básico por hectárea a un pago básico vinculado al número de personas activas y que los pagos directos se destinen de forma prioritaria a las explotaciones agroecológicas de pequeño y mediano tamaño.

Los miembros piden a la Comisión Europea que proponga una nueva Directiva europea sobre los suelos agrícolas para frenar la disminución de su contenido de sustancia orgánica, detener su erosión y dar prioridad a la vida que se desarrolla en el suelo en el marco de las prácticas agrícolas.

El CDR insta a la Comisión Europea y a los Estados miembros a que sigan promoviendo el desarrollo de cadenas de distribución cortas. El CDR recomienda formación técnica y asesoramiento sobre las cadenas de distribución cortas y la transformación a pequeña escala de productos agrícolas.

Los miembros reclaman nuevas normas sobre el suelo agrícola y la ordenación urbana, la ampliación de las zonas agrícolas protegidas, la creación de granjas de demostración de agroecología e instrumentos para controlar la implantación de la transición agroecológica.

La asamblea de la UE de los entes locales y regionales pide que la legislación de la UE excluya las semillas genéticamente modificadas o manipuladas mediante mutagénesis y que deje de importar productos agrícolas que no respeten las normas sociales y medioambientales europeas en la producción.

Con el fin de acelerar la transición agroecológica, el CDR recomienda a los Estados miembros que introduzcan un sistema de bonificación o penalización en el marco de los regímenes ecológicos de la nueva política agrícola común. Por ejemplo, una bonificación por una mayor diversificación de los cultivos financiada mediante una penalización por el uso de fertilizantes y plaguicidas químicos y antibióticos, o una bonificación por dedicarse a una ganadería de pastoreo financiada mediante una penalización por los gases de efecto invernadero proporcional al número de animales rumiantes criados. Los regímenes ecológicos deben representar al menos el 30 % de los fondos del primer pilar.

Para mejorar la salud pública y el bienestar de los animales, pero también para contrarrestar el calentamiento global y garantizar medios de vida sostenibles a los productores, los miembros insisten en la necesidad de cambiar las actuales explotaciones ganaderas por otras de proporciones humanas, garantizando la cría al aire libre en la medida de lo posible y la autosuficiencia en la alimentación de los animales. El CDR pide que se ponga fin a la cría en jaulas, tal como se solicitaba en una reciente iniciativa ciudadana y en su Dictamen sobre la reforma de la PAC .

Para incentivar el consumo y la producción, el CDR propone reducir el IVA (impuesto sobre el valor añadido) de los productos ecológicos, locales y de temporada, junto con la introducción de los vales alimentación de «proximidad» y un porcentaje significativo de estos productos en los servicios de restauración colectiva.

El CDR propone «contratos de larga duración para la innovación agroecológica» entre grupos de agricultores y las administraciones regionales o locales y subraya la necesidad de reforzar la posición de los agricultores en la cadena de valor alimentaria.

Los miembros piden a la UE que coordine y dirija, como ya se ha hecho con el Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía, una red de municipios comprometidos con la adopción de medidas en favor de sistemas agrícolas y alimentarios resilientes y sostenibles.

El Dictamen del CDR sobre agroecología fue aprobado en el pleno del Comité Europeo de las Regiones de los días 3 a 5 de febrero de 2021.

Contexto:

En el informe sobre el estado de medio ambiente de 2020 , la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) advierte de que Europa se enfrenta a desafíos medioambientales de una magnitud y urgencia sin precedentes.

«El Pacto Verde se hace local» es una nueva iniciativa del Comité Europeo de las Regiones cuyo objetivo es situar a las ciudades y regiones en el centro del Pacto Verde Europeo y garantizar que tanto la estrategia de crecimiento sostenible de la UE como los planes de recuperación tras la COVID-19 se traduzcan en financiación directa para las ciudades y regiones y en proyectos tangibles para los distintos territorios. La iniciativa se puso en marcha el 15 de junio de 2020 con la creación de un Grupo de Trabajo específico formado por trece miembros . Lea aquí el comunicado de prensa.

Descubra en nuestro mapa en línea doscientas buenas prácticas del COR en relación con el Pacto Verde.

Contacto:

David Crous

david.crous@cor.europa.eu

Móvil: +32 (0) 470 88 10 37