Pulse aquí para obtener una traducción automática del texto que figura más abajo.
La UE necesita una estrategia sobre el alcohol, afirman los dirigentes locales y regionales  

El Comité Europeo de las Regiones ha pedido a la Unión Europea que elabore una nueva estrategia sobre el alcohol, mejore el etiquetado, intensifique sus esfuerzos para proteger a los niños, aborde el consumo masivo ocasional de alcohol y fomente el uso de dispositivos antiarranque de vehículos para evitar la conducción en estado de embriaguez.

Estas recomendaciones se inscriben en el marco más general de la solicitud que ha formulado el CDR a los Estados miembros y a las autoridades responsables de la toma de decisiones en la UE para que aúnen sus esfuerzos para reducir el impacto del alcohol, especialmente en las mujeres embarazadas, los niños, los jóvenes y los usuarios de la carretera. El dictamen, elaborado por Ewa May Karlsson (SE/ADLE), concejala de Vindeln, se publica tras la expiración, en diciembre de 2016, de dos iniciativas de la UE relacionadas con el alcohol: la Acción común sobre la reducción de los daños relacionados con el alcohol y el Plan de acción sobre el consumo de alcohol entre los jóvenes y sobre el consumo masivo ocasional de alcohol. La UE no cuenta con ninguna estrategia sobre el alcohol desde 2012.

Ewa May Karlsson afirmó: «En efecto, la política sobre el alcohol se ha dejado completamente en manos de los Estados miembros, que, con frecuencia, permiten a la industria de las bebidas ejercer un control y una regulación autónomos. Las cosas no pueden seguir así, porque el daño es enorme y, en algunos aspectos, está multiplicándose. Entre cinco y nueve millones de niños crecen en una familia con un consumo nocivo de alcohol en la Unión. Los costes económicos de los daños relacionados con el alcohol ascienden a 155 800 millones de euros al año, de acuerdo con las cifras que maneja la Comisión Europea. Por otra parte, las desigualdades en materia de salud están aumentando, lo que agrava los riesgos que supone el alcohol para los grupos y jóvenes vulnerables. Sigue siendo demasiado fácil anunciar el alcohol entre los niños en edad escolar y, además, los productores de bebidas centran la mayor parte de sus esfuerzos de comercialización en el patrocinio de actos deportivos y culturales. En virtud de la Convención sobre los Derechos del Niño, tenemos la obligación de proteger a los niños y los jóvenes de los efectos nocivos del alcohol. Los Estados miembros de la UE –y la UE como sistema– deben asumir más seriamente esas responsabilidades. Y nosotros, los políticos, tenemos que estar preparados para adentrarnos en un campo de minas político.»

Las recomendaciones provocaron reacciones fuertes en los debates iniciales pero el CDR se alineó con las posiciones de la ponente en las enmiendas finales presentadas en el Pleno del CDR del 9 de febrero.

Con su apoyo a la idea de una nueva estrategia de la UE sobre el alcohol, el CDR se suma a la petición formulada por el Consejo y el Parlamento Europeo. Estonia ha declarado que los problemas relacionados con el alcohol serán una prioridad durante su Presidencia semestral del Consejo de la Unión Europea, que se iniciará en julio de 2017. El alcohol también fue un de las prioridades de la Presidencia letona a principios de 2015.

En el dictamen se destaca que el alcohol es el foco de una serie de actividades mundiales en las que participan los Estados miembros de la UE –en particular, el plan de acción de la Organización Mundial de la Salud y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas– y se argumenta que la UE podría obligar a introducir cambios en el etiquetado y debería seguir facilitando el intercambio de buenas prácticas. Un consenso general sobre los problemas y las soluciones podría alentar a los Estados miembros a que adopten medidas para limitar los peligros.

«El alcohol puede causar daños en nuestras comunidades y provoca problemas que repercuten en las escuelas, los hospitales y las calles que gestionan los entes locales y regionales. Los dirigentes locales deberían tener voz en la orientación de la política sobre el alcohol y pueden contribuir de forma significativa puesto que, a menudo, son quienes mejor saben qué medidas limitarán los efectos negativos del alcohol en nuestras comunidades.»

Las recomendaciones del CDR incluyen propuestas para prohibir tanto la comercialización como la publicidad del alcohol entre menores, también en los medios sociales; abandonar el sistema de autocontrol y autorregulación; promover campañas informativas, también mediante clases en la escuela y un etiquetado específico destinado a las mujeres y niños; fomentar las medidas conjuntas, incluida la investigación; evitar la venta de bebidas alcohólicas muy baratas, incluidas las ventas en línea; incrementar los esfuerzos para supervisar la venta de bebidas alcohólicas y recoger datos sobre cuestiones relacionadas con el alcohol.

El CDR respaldó que se promueva un mecanismo –el dispositivo antiarranque en caso de alcoholemia excesiva– que utiliza un alcoholímetro instalado en el automóvil para evitar que los conductores ebrios arranquen el motor, como parte de los esfuerzos para reducir el número de víctimas mortales en las carreteras europeas. El dictamen cita cifras que demuestran que la conducción bajo los efectos del alcohol es la causa del 25 % de los accidentes de tráfico mortales que se producen en la UE.

Contacto:
Andrew Gardner
Tel. +32 473 843 981

andrew.gardner@cor.europa.eu

Share: