La estrategia forestal de la UE, aunque eficaz, debe mejorarse  
EU "effective" forest strategy must be upgraded
La UE puede suplir las carencias de conocimientos y hacer más para integrar en otras políticas la acción por el clima, afirman los líderes locales y regionales en un ejercicio de revisión en el que se pide un mayor uso de la madera local en la construcción y los servicios públicos.

La Unión Europea puede hacer más para comunicar al público en general las ventajas económicas y sociales que reporta la gestión forestal, argumenta el Comité Europeo de las Regiones (CDR) en un conjunto de recomendaciones aprobadas el 16 de mayo, en las que destaca también que la UE debería «equiparar la gestión sostenible de los bosques a otras medidas encaminadas a reducir las emisiones de CO 2 ».

El dictamen del CDR, elaborado por Ossi Martikainen (FI/ADLE), miembro de la Corporación municipal de Lapinlahti, representa la contribución de la asamblea de la UE de los entes regionales y locales a la revisión intermedia de la estrategia forestal de la UE elaborada en 2013 y que será revisada por la Comisión Europea este otoño.

El Sr. Martikainen afirmó que «los entes locales y regionales poseen una gran experiencia en silvicultura, porque en muchos casos son propietarios de bosques, gestionan bosques y aplican la legislación nacional y de la UE en materia forestal. A diario puede comprobarse que los bosques son un elemento importante para el éxito económico, la cohesión social y la sostenibilidad medioambiental de nuestras comunidades —muchas de ellas situadas en zonas remotas—, y nuestras recomendaciones ponen de relieve de qué manera deberían utilizarse sus competencias para promover la transición hacia una bioeconomía. Los líderes locales y regionales deberían, por ejemplo, fomentar el empleo de madera local en la construcción y un mayor uso de los biocombustibles modernos en las instalaciones y el transporte públicos».

Añadió que «la silvicultura, los servicios forestales y el sector de la bioenergía forestal dan empleo a casi cuatro millones de personas en Europa y aportan 460 000 millones de euros en valor añadido a la economía de la UE. Aunque las políticas forestales se elaboran en gran medida en las capitales nacionales, es cierto que la UE ha empezado a animar a sus Estados miembros a que armonicen las políticas y debería seguir promoviendo la reforestación de Europa así como procurar revertir la deforestación en otros continentes. Se trata de una estrategia que será positiva para los europeos, para Europa y para el clima. Al hablar de la reducción de las emisiones de carbono, también debemos impulsar el aumento de la masa forestal a escala mundial».

Sobre el impacto de la estrategia forestal de la UE, el Sr. Martikainen afirmó que «esta estrategia está demostrando su eficacia como instrumento para integrar las consideraciones forestales y climáticas en el resto de las políticas, y ofrece buenas oportunidades para intercambiar información. Con todo, existen lagunas. La Comisión podría solicitar una mayor contribución de los entes regionales y locales sobre cuestiones como las infraestructuras verdes, la bioeconomía y la estrategia sobre la biodiversidad hasta 2020. También podría contribuir a garantizar que los acalorados debates —a veces, discusiones— en nuestras comunidades sean fructíferos, proporcionando más financiación para investigación y datos fiables. Asimismo, la UE podría recopilar ejemplos de buenas prácticas a fin de ayudar a las comunidades a desarrollar propuestas de acción de eficacia contrastada. Esta revisión constituye una oportunidad para que la UE redoble sus esfuerzos para promover una acción sostenible y contribuir al debate público».

El dictamen se presenta poco después de que la Comisión Europea propusiera, el 2 de mayo, que el porcentaje del presupuesto de la UE destinado a fines relacionados con el clima aumente hasta el 25 % (en comparación con el 20 % del período 2014-2020), aunque también entre sus propuestas también está la de recortar la política agrícola común (PAC), principal fuente de financiación de la UE para la silvicultura y los servicios forestales. La PAC financia, por ejemplo, medidas para apoyar el emprendimiento y la formación, evitar la deforestación, planificar y gestionar los bosques e introducir sistemas agroforestales.

En 2014, los miembros de las Naciones Unidas, en la Declaración de Nueva York sobre los bosques , se comprometieron a reducir a la mitad la tasa de deforestación de aquí a 2020, para poner fin a la pérdida de bosques naturales antes de 2030, y a restaurar, al menos, 350 millones de hectáreas de tierras forestales degradadas, a más tardar en 2030, una superficie superior al tamaño de la India. Alrededor de 161 millones de hectáreas de bosque (el 4 % del total mundial) están situadas en la UE y, entre 1990 y 2010, la superficie forestal de la Unión aumentó en aproximadamente 11 millones de hectáreas.

Notas para la prensa:

Los bosques se extienden aproximadamente por el 40 % de la superficie terrestre de la UE. Dos terceras partes de las áreas forestales de la UE están situadas en seis Estados miembros: Suecia, Finlandia, España, Francia, Alemania y Polonia. Al igual que en Finlandia y Suecia, los bosques cubren más del 60 % de la superficie de Eslovenia. Por el contrario, los bosques cubren solo el 11 % del territorio de los Países Bajos y el Reino Unido. Más del 60 % de los bosques son de propiedad privada.

Ossi Martikainen (FI/ADLE) es miembro de la Corporación municipal de Lapinlahti y presidente de la Comisión de Recursos Naturales del CDR (NAT). La Comisión NAT aprobó el dictamen por mayoría el 9 de marzo. El CDR aprobó su primer dictamen sobre la estrategia forestal de la UE en enero de 2014, cuatro meses después de que la Comisión Europea publicara esta estrategia. La estrategia proporciona un marco de referencia para la elaboración de políticas sectoriales que pueden tener repercusiones sobre los bosques. La estrategia fue completada, en septiembre de 2015, con la adopción de un plan de aplicación con medidas destinadas a afrontar los desafíos de la industria forestal europea. En la actualidad, la UE revisa y actualiza la mayor parte de su legislación en materia de clima con el fin de adecuarla a los objetivos de 2030. La Comisión Europea publicará su revisión intermedia de la estrategia forestal en el otoño.

• El dictamen del CDR sobre la revisión de la estrategia forestal de la UE pone de relieve la importancia de los bosques para la regulación del clima —«en torno al 10 % de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE se almacenan en los bosques»— y para la economía europea, y en él se señala que la silvicultura y los servicios forestales dan empleo a 3,5 millones de personas («hasta 4 millones si se incluye también el sector de la bioenergía forestal») y aportan 460 millones de euros en valor añadido a la economía de la UE. También determina que existe potencial para obtener mayores beneficios: aunque «el 90 % de la materia prima maderera que se utiliza en Europa procede de nuestro continente», el porcentaje podría aumentar; la transición hacia una economía más verde y el crecimiento de la bioeconomía podrían aumentar la demanda; asimismo, aplicar un «enfoque a largo plazo» de la gestión sostenible podría conseguir que «hasta el 90 % de los bosques europeos fueran bosques naturales o seminaturales, con una amplia presencia de especies distintas». Afirma que deberían brindarse más oportunidades a los entes locales y regionales, por ejemplo, para emprender iniciativas de la UE que apoyen la diversidad de los bosques, como la Red Natura 2000. Entre sus propuestas específicas, el dictamen aboga por «una inversión sustancial en tecnología, instalaciones piloto y producción a gran escala, así como un marco jurídico a largo plazo».

Contacto:

Wioletta Wojewodzka

Tel.: +32 473 843 986

Wioletta.Wojewodzka@cor.europa.eu